Pdvsa lanza una nueva ofensiva contra la escalada del dólar paralelo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La escalada del dólar en el mercado negro de divisas de Venezuela podría poner en serios apuros el objetivo del presidente Hugo Chávez de frenar la inflación en el país de cara a las elecciones legislativas del próximo año. En este contexto, la estatal Pdvsa ha iniciado una nueva ofensiva para aliviar la presión en el mercado permuta a través de la recompra de su deuda. Fuentes bancarias del país han explicado a Americaeconomica.com que la petrolera presidida por Rafael Ramírez buscaría con esta operación volver a vender esos bonos al sistema financiero venezolano en bolívares, aumentando así la oferta de divisas para reducir la brecha entre el tipo de cambio oficial y el paralelo, que se ha disparado esta semana a 6,90 unidades.

Esta semana se conocía que Pdvsa habría contratado a BNP para llevar a cabo un plan de recompra de deuda por valor de unos 1.000 millones de dólares. Los blogs especializados aseguran que de este monto, 700 millones se habrían destinado a la compra de deuda emitida el pasado año 2007, con vencimiento en 2017, 2027 y 2037. A esto habría que sumar otros 300 millones del ‘Petrobono 2011’ y se especula que hayan sido recomprados a la banca pública nacional.

Futuro electoral. El complejo contexto financiero por el que atraviesa Venezuela, con el desplome de los ingresos petroleros y la escasez de dólares en el país, está obligando al presidente Hugo Chávez a dar nuevos pasos para mantener unas reservas fuertes de cara a las elecciones legislativas del próximo año.

Los analistas de la consultora EnLosBilletes.com han explicado a Americaeconomica.com que el próximo vencimiento de deuda al que debe hacer frente el Estado también es en 2010, por valor de 4.000 millones de dólares, un 12,9% de las reservas totales.

«El Gobierno ha iniciado una carrera contra reloj. En las últimas semanas se ha visto una recuperación de las reservas internacionales. De hecho, en julio crecieron en un 3,5% gracias al alza del crudo», aseguran desde la firma de análisis.

«El Ejecutivo ha empezado a dar señales de que cuidará las reservas arduamente porque el próximo año tiene unas elecciones cruciales: la Asamblea Nacional, en un contexto de elevada inflación, escasez y distorsión del mercado, que ya ha surtido fuertes críticas en los sectores sociales que han venido apoyando a Chávez».

Precisamente, el presidente anunciaba esta semana que prepara medidas para combatir los desequilibrios entre el tipo de cambio oficial, establecido en 2,15 bolívares por dólar, y el del mercado paralelo, que han contribuido a disparar la inflación en el país.

Deuda. Con este complejo contexto financiero, Pdvsa podría encontrar más dificultades para revender su deuda, mucho más teniendo en cuenta la evolución de los bonos públicos del país en los mercados internacionales.

El precio de los bonos venezolanos a diez años se ha desplomado en los en los últimos días, dejando al bono con vencimiento en 2016 en el 66% del nominal con una rentabilidad asociada del 13,66%, convirtiéndose en la deuda con peor comportamiento de todo Latinoamérica.

Según los datos registrados por Bloomberg, los precios de los bonos a diez años de otros países como Chile, Perú, Colombia, Brasil y Panamá, superan hoy el 109% del nominal, con rentabilidades que oscilan entre el 2% y el 4,5%.

Una diferencia devastadora si se tiene en cuenta que, por ejemplo, el bono mexicano a diez años registra un precio del 109,61% con un rendimiento del 4,5%. Y es el segundo con peor comportamiento en la región.

La deuda de Brasil, Chile, Panamá y Colombia siguen mientras la tendencia alcista iniciada este año, gracias a las políticas fiscales tomadas por los respectivos Gobiernos para hacer frente al impacto de la crisis financiera internacional.

Inseguridad. Los analistas Roberto López y Claudia Sifontes recuerdan además que Standard & Poors mantiene una calificación de la deuda soberana venezolana en moneda extranjera en BB-.

«Resulta normal el comportamiento de la cotización, Venezuela tiene un alto riesgo de inversión, depende en casi un 90% del ingreso petrolero. La volatilidad del crudo, en las actuales circunstancias políticas que tiene el país, se refleja en la cotización de los bonos», aseguran los expertos.

Desde la consultora aseguran también que «esta desconfianza se ve reflejada en las inversiones extranjeras. En el lapso 2004-2008, Chile recibió 53.000 millones de dólares en inversión extranjera, Colombia 39.000 millones, Perú 17 .000 millones, y Venezuela sólo 5.800 millones de dólares, según datos de la CEPAL».

«Es obvio que los inversores ven que algo sucede en el país y prefieren bonos foráneos más seguros. Con esos ingresos esos países logran mejor cotización que los bonos venezolanos, que sólo se garantizan por el volátil ingreso petrolero», sentencian los analistas.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA