Las grandes fábricas argentinas sufren cortes en el suministro de gas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Él déficit de gas que sufre Argentina unido a una ola de frío que azota al país ha obligado a las autoridades a restringir el suministro de gas a las grandes fábricas para abastecer a los hogares, que aumentan su consumo en invierno hasta un 50%.

Las cerca de 300 fábricas que han sufrido cortes sólo tienen dos opciones, o consumir combustibles más caros o disminuir la producción. Las expectativas de futuro no son muy buenas, un informe de Standard & Poor´s (S&P) asegura que las compañías de crudo y gas de Argentina tienen problemas para continuar con sus planes de inversión debido a las malas condiciones económicas en que se encuentran.

Los cortes de gas que han experimentado las fábricas argentinas no han sido iguales para todas, el tipo de contrato ha sido el factor decisivo. Para las fábricas que tienen “contratos interrumpibles” los cortes de suministro fueron totales, en cambio, los clientes que tienen “contratos firmes con ventanas”, que admiten hasta 60 días de cortes al año a cambio de pagar un precio menor, las interrupciones han dependido de la zona geográfica donde están instaladas.

El Gobierno de Cristina Fernández para cubrir la mayor demanda de gas que se produce en invierno, que ronda los 130 millones de metros cúbicos diarios, sólo dispone de dos fuentes. Por un lado el gas que se importa de Bolivia, cuyo suministro máximo sólo alcanza siete millones de metros cúbicos diarios, y por otro lado, el gas natural licuado (GNL), que llega en barcos a Bahía Blanca, y aporta una media de 8 millones de metros cúbicos diarios.

Entre las empresas que han sufrido cortes se encuentran las automovilísticas Ford, Volskwagen y Peugot, la siderúrgica Siderar, el grupo Techint, y las empresas de alimentación SanCor y La Serenísima, además de fábrcias de cerámica, ladrillos y las compañías petroquímicas de Bahía Blanca.

La presidenta argentina Cristina Fernández busca alternativas al gas boliviano, tras los problemas que parece tener con algunos suministradores de aquel país, que exigen garantías de cobro antes de entregar el producto. De momento, su Gobierno parece intentar acercarse a dos productores europeos, la alemana E.ON y la italiana ENI que ya tienen intereses en el país.

Según asegura Dow Jones el Ejecutivo argentino ha revisado dos contratos de servicios públicos con las empresas Distribuidora de Gas Centro y Distribuidora de Gas Cuyana que controla Ecogás, una compañía conjunta de ENI y EON, que distribuye gas natural en seis provincias de Argentina. En el nuevo convenio se admite que las distribuidoras puedan subir los precio entre un 10% y un 30%.

Sin embargo desde Bolivia están decididos a invertir 5.000 millones de dólares en el sector de los hidrocarburos en los próximos cinco años para fomentar tareas de exploración, explotación y distribución.

El nuevo presidente de YPFB, Carlos Villegas, ha asegurado que entre los planes de la compañía se encuentra la construcción de dos plantas de separación de los componentes ricos del gas exportado a Brasil y Argentina para su industrialización.

La agencia estadounidense asegura que las compañías de petróleo y gas en América Latina podrían restringir su liquidez por sus crecientes planes de inversión. Según S&P la brasileña Petrobras, la mexicana Pemex , y la colombiana Ecopetrol existen con sus programas de inversión. Sin embargo, considera que las compañías de crudo y gas tanto de Argentina como de Venezuela tendrán problemas para continuar con sus planes de inversión debido a las malas condiciones económicas en que se encuentran.

Según asegura el informe de S&P la reforma energética aprobada el año pasado en México mejorará las condiciones de regulación a medio plazo. Para el año 2009 Pemex mantiene sus planes de inversión de casi 19.000 millones de dólares.

En cuanto a la brasileña Petrobras, la agencia estadounidense espera que la compañía contraiga más deuda para financiar sus ambiciosas inversiones y que mantendrá su buena posición de negocio así como sus perspectivas de crecimiento. Las inversiones de Petrobras alcanzan los 174.000 millones de dólares hasta 2013.

Las peores situadas son la venezolana Pdvsa, cuya liquidez se ha reducido debido a los menores precios del petróleo y por las contribuciones que realiza para el Gobierno venezolano a través de impuestos y de respaldo a programas sociales.

En tanto, en Argentina la demanda interna está cayendo y la depreciación del peso argentino está deteriorando las ganancias, incluso el país podría necesitar el empezar a importar petróleo crudo debido a que la producción interna no está manteniendo el ritmo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA