British cree que la llegada de Vázquez impulsará la fusión con Iberia

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La semana pasada la aerolínea española nombró a Antonio Vázquez como nuevo presidente del grupo, en sustitución de Fernando Conte, e incorporaba como consejero delegado a Rafael Sánchez-Lozano. Ahora, las declaraciones de Broughton parecen dar su visto bueno inicial a estos cambios en la cúpula directiva de su socio. No obstante, Willie Walsh, consejero delegado, ha señalado que BA no aceptará menos de un 53% en el nuevo grupo.

Asimismo, el presidente ha dejado claro ante sus accionistas que la crisis actual es la mayor de las vividas nunca por el sector de la aviación. British Airways necesita dinero para sobrevivir, pero a diferencia de lo que muchos habían previsto no ampliará capital. La aerolínea británica prefiere emitir bonos convertibles. El grupo considera que esta opción es la mejor manera de aumentar sus reservas de efectivo y actualmente mantiene conversaciones con inversores institucionales. A la espera de conocer si finalmente se materializa la emisión, los analistas consultados creen que esta operación podría diluir los títulos de los actuales accionistas, algo que podría tener efectos positivos para Iberia.

La ecuación de canje entre ambas aerolíneas podría beneficiar a la española, ya que al haber más acciones en circulación, el valor de mercado de la británica mermaría. BA, que es una de las líneas aéreas mundiales más afectadas por la caída de tráfico de pasajeros, ha advertido de que, si bien su liquidez actual está por encima de su objetivo mínimo del 15% de los ingresos, un agravamiento de la recesión económica podría ahogar a la compañía. El grupo trata de sacar adelante un plan de ajuste en lo que ha calificado como la “lucha por la supervivencia”. La propuesta presentada por la dirección a los sindicatos incluye la rescisión de 3.700 empleos, congelaciones salariales y una petición a los trabajadores para que renuncien a sus salarios durante un mes.

El déficit del fondo de pensiones que arrastra la compañía británica es uno de los grandes obstáculos para el acuerdo. En este sentido, la empresa asegura que no se verán incrementadas las contribuciones, dentro de una política de ajuste de gastos.

British Airways ha puesto en marcha una emisión de bonos convertibles por valor de 300 millones de libras (346 millones de euros) para aliviar las presiones financieras que padece. La británica confía en que buena parte de los bonos sean suscritos por los actuales socios, entre los que se encuentra Iberia con casi un 10% del capital. Fuentes de la compañía española consultadas por El Boletín no han querido decir si acudirá o no a la emisión, que dará una rentabilidad anual de entre el 5,5% y el 5,25%. Si Iberia no compra esos bonos, su participación se diluiría hasta alrededor del 8%. De manera adicional y a partir de las garantías financieras sobre el déficit de pensiones, conseguirá una línea de crédito por otros 300 millones de libras. La cuentas se verían de esta forma reforzadas con la entrada de unos 700 millones de euros. Además, espera obtener unos ingresos de 1.980 millones en su primer trimestre fiscal y una pérdida operativa que rondará los 100 millones de libras. BA cuenta con una liquidez de 1.250 millones de libras.

El nuevo presidente de Iberia, Antonio Vázquez, lanzó hoy un mensaje de confianza al mercado con la compra de 500.000 acciones del grupo, operación valorada en 750.000 euros. Vázquez controla ahora un 0,053% de la compañía. Rafael Sánchez-Lozano ha comprado 100.000 títulos de la empresa aérea.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA