La corrupción pospone la industrialización del gas boliviano

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Gobierno de Bolivia ha postergado para 2011 y 2012 el comienzo de las operaciones en dos plantas para industrializar gas natural, debido a los problemas de corrupción que han afectado a la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). Una mala noticia para Evo Morales, que esperaba poder abastecer todo el mercado interno con la construcción de estas plantas.

El nuevo presidente de YPFB, Carlos Villegas, ha asegurado en medios bolivianos que la planta de separación de componentes líquidos de gas para su industrialización estará instalada en Santa Cruz en el primer trimestre de 2011. Además, Villegas ha indicado que se instalará otra segunda planta en la región del chaco boliviano, al sur del país, que estará lista un año después, en 2012.

Según el plan original, la infraestructura debía estar construida este año en la localidad cruceña de Río Grande, pero las obras quedaron paralizadas cuando un escándalo de corrupción llevó a prisión al ex presidente de YPFB, Santos Ramírez. La planta de Río Grande debería producir 260 toneladas diarias de gas licuado de petróleo (GLP) y 450 barriles de gasolina.

El presidente de YPFB considera que ambas plantas van a cambiar el perfil del país, ya que garantizarán el abastecimiento interno y la exportación de gas licuado de petróleo y gasolina. Sin embargo, Villegas ha subrayado que es un proyecto que requerirá de un tiempo de maduración para captar nuevos mercados y optimizar el proceso de producción de combustibles a fin de responder a la demanda creciente que existe en varios países de Latinoamérica.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA