Brasil estudia subir los impuestos a los depósitos bancarios

El ministro brasileño de Hacienda, Guido Mantega, ha confirmado que en las próximas semanas presentará un proyecto de ley al Congreso carioca para conseguir que se aplique un impuesto sobre las cuentas de ahorro bancarias con depósitos que superen los 50.000 reales (23.923 dólares). El plan entraría en vigor a partir de 2010.

El funcionario ha explicado que la medida sólo entrará en vigor si el tipo de interés básico (Selic) cae por debajo de la tasa actual del 10,25%.

Mantega aseguró que el objetivo no es perjudicar a los ahorradores, sino «prevenir un éxodo desde los bonos oficiales a las cuentas de ahorro libres de impuestos», en un momento en el que la tasa de referencia Selic se encuentra en mínimos. La medida sólo tendrá efecto si la tasa de interés Selic cae por debajo de su actual nivel del 10,25%, aseguró Mantega.

Si esto ocurre en el 2009, el Gobierno reducirá los impuestos sobre las inversiones en bonos domésticos por el resto del año para disuadir inversores de cambiarlos por cajas de ahorro, explicó.

Tras el anuncio, el presidente del Banco Central, Henrique Meirelles, no quiso hacer ningún comentario a la prensa local sobre posibles recortes en la tasa Selic. «Estamos diciendo que no es razonable que exista un límite a la caída de la tasa institucionales. Esto abre un espacio para que el tipo de interés pueda fijarse en cualquier nivel», aseguró.