El peso chileno se dispara en el mercado de divisas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El peso chileno se ha situado esta semana al frente de las divisas más alcistas del mercado internacional. Los inversores han apostado fuerte por la moneda chilena, gracias en parte al anuncio del Banco Central del país para seguir vendiendo dólares el próximo mes y conseguir financiación para un plan de estímulo adicional valorado en 4.000 millones de dólares. La divisa se ha disparado cerca de un 6% en tan sólo cinco sesiones, ampliando su ganancia frente al dólar al 20% en lo que va de año.

En concreto, con esta subida que le ha situado en los 534,75 unidades por dólar, la divisa se ha convertido en la más alcista de las 176 monedas con más volúmenes de contrataciones que cotizan en los mercados internacionales. En lo que va de año, la moneda chilena se ha revalorizado un 20%, siendo solamente superada por el real brasileño y el rand sudafricano. En el conjunto de 2008, la divisa se depreció un 22% frente al billete verde.

El culpable de esta situación es el nuevo plan de estímulo que el Ejecutivo de Michelle Bacehelet llevará a cabo a partir del próximo mes. En concreto, el país seguirá los pasos de otros latinoamericanos y emitirá deuda en el mercado local por unos 1.700 millones de dólares. El éxito de esta operación viene avalado por el buen comportamiento que la deuda pública del país también ha registrado en las últimas semanas, convirtiéndose en uno de los papeles más caros de Latinoamérica al situarse el precio de los bonos en el 107,51% del nominal, con una rentabilidad asociada del 3,11%.

Según el comunicado oficial que explica la operación, «el Ministerio de Hacienda ha informado al Banco Central que durante el segundo semestre de este año emitirá bonos de la Tesorería General de la República en el mercado local por aproximadamente 1.700 millones de dólares y que en julio de este año continuará con el programa de venta de divisas mediante licitaciones competitivas por un monto de 4.000 millones de dólares, a razón de 40 millones de dólares diarios».

Para compensar el impacto en el mercado de renta fija, el Banco Central ajustará su programa de deuda vigente suspendiendo, por todo lo que resta del 2009, la emisión de bonos en plazos iguales o superiores a 5 años, por 750 millones de dólares, y recomprará títulos de deuda por un monto de hasta 1.000 millones de dólares en los mismos plazos anteriores.

Este anuncio se produjo poco después de que el Gobierno diera a conocer una fuerte revisión a la baja de las previsiones de crecimiento de la economía chilena. En concreto, se prevé que el PIB del país sufra una contracción del 0,75% este año, frente a la subida del 0,25% que se esperaba en un principio.

La estrategia del Gobierno responde a los menores ingresos previstos para este año por la caída de la recaudación tributaria y la disminución de los pagos provisionales mensuales (PPM), que son un adelanto que las empresas realizan a cuenta de los impuestos a la renta anuales que corresponde declarar el mes de abril de cada año.

Ante esta situación, el Banco Central también se ha centrado en su papel de gestor de política monetaria, y esta semana, por sexta ocasión consecutiva en 2009, decidió bajar los tipos de interés en 50 puntos básicos, hasta dejar la tasa de referencia en un mínimo histórico del 0,75%.

A pesar de que el organismo monetario dio muestras de que no habrá nuevos recortes en lo que resta de año, sí envió una clara señal al mercado de que este descenso debe reflejarse en los créditos hipotecarios.

Desde enero, la tasa de política monetaria bajó de un 8,25% hasta un 0,75% y, según indicó el organismo, «en el escenario más probable, será necesario mantener el estímulo monetario por un tiempo más prolongado que el implícito en los precios de los activos financieros».

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA