Chávez implantará en Venezuela un sistema de racionamiento para comprar alimentos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente del Gobierno de Venezuela, Hugo Chávez, planea implantar un sistema de racionamiento para limitar la compra de alimentos en los mercados estatales para contener el creciente consumismo de la población y profundizar así en su ‘revolución bolivariana’. Con esta medida cada venezolano tendrá una cartilla de racionamiento o «cédula del buen vivir», tal y como la ha bautizado Chávez, en la que se registrarán las compras realizadas en los mercados estatales, con la fecha, la relación de productos adquiridos y sus cantidades.

Esta iniciativa se adoptaría a partir del próximo 26 de septiembre, día de las elecciones legislativas venezolanas, y en caso de que el partido del presidente renueve su mayoría en la Asamblea Nacional.

El Banco de Venezuela será el encargado de emitir estos documentos con los que se podrá pagar directamente en los puntos de venta que se habilitarán para ello, en el caso de que no se desee domiciliar el cobro de estas compras.

Nada más anunciarse la medida, muchos venezolanos se imaginaron inmediatamente una cartilla de racionamiento al estilo cubano. Lo que ha llevado al Gobierno, a través del ministro de la Banca Pública, Humberto Ortega Díaz, ha explicar que la “cédula del buen vivir” será para facilitar la compra en la red de mercados Bicentenario mediante créditos, como si fuera una tarjeta de crédito.

Según ha explicado Díaz, la tarjeta facilitará a los usuarios de los Abastos Bicentenario la adquisición de productos de la cesta básica a través de un financiamiento que puede ser descontado de las cuentas nómina que los ciudadanos posean en los bancos Venezuela, del Tesoro, Industrial y Bicentenario.

Ortega Díaz ha querido resaltar que se trata de una herramienta para comprar lo justo.

Esta iniciativa se adoptaría a partir del próximo 26 de septiembre, día de las elecciones legislativas venezolanas, y en caso de que el partido del presidente renueve su mayoría en la Asamblea Nacional.

El Banco de Venezuela será el encargado de emitir estos documentos con los que se podrá pagar directamente en los puntos de venta que se habilitarán para ello, en el caso de que no se desee domiciliar el cobro de estas compras.

Nada más anunciarse la medida, muchos venezolanos se imaginaron inmediatamente una cartilla de racionamiento al estilo cubano. Lo que ha llevado al Gobierno, a través del ministro de la Banca Pública, Humberto Ortega Díaz, ha explicar que la “cédula del buen vivir” será para facilitar la compra en la red de mercados Bicentenario mediante créditos, como si fuera una tarjeta de crédito.

Según ha explicado Díaz, la tarjeta facilitará a los usuarios de los Abastos Bicentenario la adquisición de productos de la cesta básica a través de un financiamiento que puede ser descontado de las cuentas nómina que los ciudadanos posean en los bancos Venezuela, del Tesoro, Industrial y Bicentenario.

Ortega Díaz ha querido resaltar que se trata de una herramienta para comprar lo justo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA