La CAF concede a Venezuela un crédito millonario para construir un complejo artístico

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Corporación Andina de Fomento (CAF), que preside el boliviano Enrique García, ha aprobado un crédito de 140 millones de dólares (unos 109 millones de euros) para construir en Venezuela un complejo artístico que según indica la organización “permitirá la creación de un referente latinoamericano para el desarrollo musical”.

Se trata del Complejo Internacional de Acción Social por la Música Simón Bolívar en apoyo al Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, liderado por el maestro José Antonio Abreu, considerado como uno de los iconos musicales y culturales de Venezuela.

Con este préstamo concedido por la CAF se espera “fortalecer los procesos de inclusión social e integración comunitaria al brindar a niños y jóvenes oportunidades de desarrollo mediante la creación de espacios propicios para la formación de valores cívicos, éticos y morales”. El complejo además contará con un Centro de Educación Musical Especial que servirá para promover la música como terapia alternativa en el manejo y tratamiento de distintas discapacidades.

Enrique García ha destacado el interés de la Institución que dirige en “apoyar todas aquellas iniciativas que permitan mejorar las condiciones de vida de los niños y jóvenes venezolanos y de la región latinoamericana”.

La CAF es una institución financiera multilateral cuya misión es impulsar y fomentar el desarrollo sostenible y la integración regional de los países andinos. Esto lo hace mediante la financiación de proyectos de los sectores públicos y privados, y la provisión de cooperación técnica y otros servicios especializados.

Esta organización está conformada por 18 países de América Latina, el Caribe y Europa. Sus accionistas son Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia Costa Rica, Ecuador, España, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, República Dominicana, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela, así como 14 bancos privados de la región andina.