Las medidas proteccionistas de Trump disparan las alertas del BCE

Donald Trump, presidente de EEUU

Los riesgos para la economía mundial parecen haber disminuido, pero la perspectiva sigue siendo a la baja debido al surgimiento de nuevos factores de riesgo, según ha advertido el Banco Central Europeo (BCE) en su último informe mensual, en el que alerta de las señales de que EEUU se dirige a una política proteccionista que podría tener “un efecto significativo negativo”.

Las posibilidades de un cambio abrupto en las condiciones financieras mundiales parecen haber disminuido, en un entorno en que las principales economías emergentes parecen estar en mejor forma que en los últimos años y las políticas chinas de apoyo al crecimiento han mitigado las preocupaciones sobre las perspectivas a corto plazo.

“Una comunicación cuidadosa por parte del Sistema de la Reserva Federal, junto con un curso muy gradual de ajuste de la política monetaria y la disminución de las vulnerabilidades en los principales mercados emergentes, parecen haber aliviado el riesgo de un endurecimiento desordenado de las condiciones financieras globales”, señala la institución.

Sin embargo, nuevas fuentes de riesgo, particularmente de la senda proteccionista que ha iniciado el presidente de EEUU, Donald Trump, podría convertir la recuperación en papel mojado. “Han surgido nuevas fuentes de riesgo”, señala la institución en su informe. En concreto, existe una “incertidumbre política significativa en torno a las intenciones de la nueva Administración de EEUU respecto a las políticas fiscal y, especialmente, de comercio, que conlleva efectos negativos potencialmente significativos para la economía mundial”.

Las vulnerabilidades de China a medio plazo también siguen siendo elevadas, dado un nuevo aumento en el apalancamiento, y las negociaciones potencialmente contenciosas sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea -el Brexit- siguen siendo otras fuentes de preocupación, reconoce la institución que preside Mario Draghi.

“En general, por lo tanto, aunque algunos riesgos parecen haber disminuido, el equilibrio de riesgos para el panorama global sigue inclinado a la baja”, concluye el BCE.