Las bajas en sanidad por contagios, estrés y cansancio agravan la situación en los hospitales

Trabajadores sanitarios colocan el material utilizado para realizar tests de antígenos a vecinos del municipio de Alcobendas
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las bajas del personal de la sanidad pública por contagio de la covid-19, disparadas en esta tercera olade la pandemia, así como las producidas por la situación de estrés y cansancio que acarrean las plantillas por el exceso de trabajo están agravando la situación en hospitales y centros de salud de toda España. La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) advierte de que a esta situación se suman los aislamientos del personal pendiente de realizarse la PCR.

“El personal de la sanidad también está sufriendo bajas laborales por los síntomas leves que en ocasiones provoca la vacuna (fiebre o febrícula, cansancio, fatiga, dolores musculares). Aunque estas bajas suelen ser cortas, el personal de la sanidad se ve obligado a ausentarse para recuperarse, agravándose la situación de necesidad de las plantillas. Si a esto le sumamos el incremento de la curva, el incremento de hospitalizaciones, de ingresos en unidades de Críticos, en algunas CCAA a punto de desbordarse, presagiamos un próximo colapso del Sistema Nacional de Salud en las próximas semanas”, denuncia CSIF.

Desde CSIF solicitan que “se adopten las medidas oportunas para derivar pacientes al Sector Privado, incluso con traslados de pacientes entre comunidades autónomas en función de la capacidad; el despliegue de hospitales de campaña o un confinamiento corto que afecte lo menos posible a la economía, con incentivos económicos ágiles para los sectores más afectados, como sucede en otros países”.

Una de las regiones más sacudidas por la tercera ola es la Comunidad de Madrid, en la que los contagios se han disparado tras las fiestas navideñas y la incidencia acumulada es de las más elevadas de España.

CSIF cuestiona “la gestión del Gobierno regional y la falta de coordinación”.

A su vez, denuncian que, “después de contratar por casi un millón de euros a la Cruz Roja para que ayude en la campaña de vacunación, están sacando de algunos hospitales a profesionales de enfermería para administrar las vacunas en residencias. A ello se une la cantidad de profesionales que han derivado al hospital Isabel Zendal, de otros centros del SERMAS”.

Andalucía o la Comunidad de Valencia son otras de las regiones que viven con preocupación el alarmante incremento de casos en los últimos días. Desde CSIF piden que en Andalucía se contraten “efectivos de todas las categorías para afrontar tanto la vacunación como el avance de la tercera ola. Así como la intensificación de las restricciones”.

En la zona mediterránea, CSIF exige “una mesa sectorial y planificación en la administración de vacunas al personal sanitario”. En la Comunidad Valenciana, la vacunación comenzó el 27 de diciembre y, según informa CSIF, hasta el día 13 de enero no han informado a los sindicatos de cómo se está llevando a cabo.

En el terreno manchego CSIF declara que viven una “situación límite”. Denuncian la falta de profesionales del ámbito sanitario, considerándola “especialmente preocupante en los hospitales de Toledo y Ciudad Real”. Además, aseguran que no se están cubriendo las bajas temporales.

Por otro lado, Castilla y León ha presentado ante el Tribunal Supremo una demanda contra el decreto de la Junta de Castilla que “militariza la sanidad imponiendo medidas de organización sin negociar”.

En otras comunidades como Aragón o La Rioja, CSIF insiste en la falta de personal de enfermería. Por ello, piden “datos sobre planes de contingencia y situación del personal. Pero las administraciones no actúan con transparencia”, aseguran.