Las altas de pensionistas se hunden casi un 30% en marzo por el estado de alarma

Fondos de pensiones
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El estado de alarma decretado por la crisis del Covid-19 se ha dejado notar también en el número de altas de pensión registradas en marzo, que han caído casi un 30% respecto al mes anterior. Según los datos del Instituto Nacional de la Seguridad Social, en marzo se dieron 36.274 altas frente a las 51.134 de febrero, lo que se traduce en un descenso del 29,06%. En tasa interanual (respecto al mismo mes de 2019) la disminución es de un 26,41%.

Según el Ministerio de Trabajo, esta caída “es consecuencia de la combinación de dos circunstancias”. Por un lado, afirma, “en los dos primeros meses de 2020 la Seguridad Social ha registrado un descenso en más del 14% en las solicitudes de pensiones respecto del mismo período de 2019”. Por otro, en marzo, “como consecuencia del estado de alarma, la caída de expedientes iniciados ha alcanzado el 26,8%”.

El departamento de Yolanda Díaz destaca que “el efecto de las normas de aislamiento social por el coronavirus y la ralentización en los trámites fruto de esta situación excepcional explican el descenso del 0,07% intermensual en el número de pensiones a 1 de abril”, fecha a la que se corresponden los datos conocidos este martes. Asimismo, adelanta que en marzo “las cifras no reflejan aún de forma notoria un impacto del coronavirus, un efecto que probablemente se percibirá de manera más clara en los siguientes meses”.

Trabajo apunta, además, que, debido al decreto del estado de alerta, las oficinas de la Seguridad Social “dejaron de prestar atención presencial”. Esto hace que los ciudadanos deben presentar las solicitudes de prestaciones y realizar el resto de trámites con el organismo exclusivamente por vía telemática o telefónica, lo que “ha motivado que una parte de los ciudadanos opten por retrasar las gestiones con el organismo”.

El gasto en pensiones sube un 2,93%, hasta los 9.879,16 millones

Asimismo, el ministerio ha informado de la nómina mensual de pensiones contributivas de la Seguridad Social, que se situó en los 9.879,16 millones de euros a 1 de abril, un incremento del 2,93% respecto al mismo mes del año pasado. De este gasto, más de dos tercios se destinaron al abono de las pensiones de jubilación, cuyo montante ascendió a 7.064,5 millones de euros. Esta cuantía creció un 3,42% en los últimos 12 meses.

Respecto a las pensiones de viudedad, se consignaron 1.705,8 millones de euros, un 1,73% más que hace un año. Por su parte, el crecimiento de la nómina de las prestaciones por incapacidad permanente fue el mismo, un 1,65%, hasta situarse en 943,8 millones. A las prestaciones de orfandad se dedicaron 139,6 millones (1,78%) Y a las prestaciones a favor de familiares, 25,3 millones de euros, un 4,12% más.

El conjunto del Sistema, continúa Trabajo, incluyó un total de 9.799.395 pensiones contributivas (6.750 menos que el mes anterior), un 0,80% más que el año pasado. El 62,19%, en concreto 6.094.913, fueron por jubilación; 2.356.800 correspondieron a prestaciones de viudedad; 957.192 a incapacidad permanente; 340.639 a orfandad y 43.101 fueron pensiones a favor de familiares.

La pensión media, que comprende las distintas clases (jubilación, incapacidad permanente, viudedad, orfandad y a favor de familiares), alcanzó los 1.008,8 euros mensuales, lo que supuso un aumento interanual del 2,12%; mientras que la media de jubilación ascendió a 1.159 euros, un 2,10% más respecto al año pasado. Por su parte, la pensión media de viudedad, cuyas perceptoras fueron en un 92,02% mujeres, fue este mes de 723,80 euros al mes.

La cuantía de las nuevas altas de pensiones fue mayor que la media del sistema, y en marzo las pensiones correspondientes a las nuevas altas de jubilación fueron de 1.384,52 euros al mes. Las del Régimen General llegaron a 1.517,21 euros/mes.