Lagarde reconoce la preocupación del BCE por la inflación y abre la puerta a subidas de tipos

La presidenta del BCE, Christine Lagarde

La presidenta del BCE, Christine Lagarde. Autor: BCE

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, ha admitido hoy la posibilidad de que la inflación, que alcanzó en enero un nuevo récord en el 5,1%, se mantenga elevada “durante más tiempo del previsto”. En ese sentido, y aunque ha confiado en que se relajará en el transcurso del año, ha prometido que la institución evaluará “cuidadosamente” las implicaciones de esta situación a medio plazo.

“Aunque las perspectivas de inflación son inciertas, es probable que la inflación siga siendo elevada durante más tiempo del previsto”, ha reconocido en su comparecencia tras la reunión del Consejo de Gobierno. Aunque ha insistido en que la perspectiva es que “disminuya en el transcurso de este año”, lo cierto es que ha evitado repetir el mensaje que había defendido hasta ahora de que es improbable que suban los tipos este año.

“En comparación con nuestras expectativas de diciembre, los riesgos para las perspectivas de inflación se inclinan al alza, especialmente a corto plazo”, ha señalado. “Seguiremos atentos a los datos que vayan llegando y evaluaremos cuidadosamente las implicaciones para las perspectivas de inflación a medio plazo”. “Estamos dispuestos a ajustar todos nuestros instrumentos, según proceda, para garantizar que la inflación se estabilice en su objetivo del 2% a medio plazo”.

“La situación en efecto ha cambiado”, ha reconocido Lagarde a preguntas de los periodistas, hasta el punto de que existe “preocupación unánime” entre los miembros del Consejo de Gobierno sobre la inflación. No obstante, el BCE no tiene prisa para actuar de momento. “Seguiremos observando la secuencia que hemos acordado y seremos graduales en cualquier determinación que tomemos”, ha asegurado.

Los precios de la energía y los alimentos

Lagarde ha reconocido que la inflación “ha vuelto a sorprender al alza en enero”, una subida que ha achacado al aumento de los costes de la energía, que está haciendo subir los precios en muchos sectores, y a la subida de los precios de los alimentos. “Es probable que la inflación siga siendo elevada durante más tiempo del previsto, pero que disminuya a lo largo de este año”, ha defendido.

En concreto, la inflación aumentó hasta el 5,1% en enero, desde el 5,0% de diciembre. El impacto directo de los precios de la energía “representó más de la mitad de la inflación general en enero”, mientras que los costes de la energía “también están haciendo subir los precios en muchos sectores”

Los precios de los alimentos también han aumentado, debido a “factores estacionales”, según Lagarde, así como a “los elevados costes de transporte y al mayor precio de los fertilizantes”.

No obstante, “los indicadores basados en el mercado sugieren una moderación de la dinámica de los precios de la energía en el transcurso de 2022 y las presiones sobre los precios derivadas de los cuellos de botella de la oferta mundial también deberían remitir”, ha confiado la presidenta del BCE.