La UE mantiene contactos con Biden para una visita a Bruselas en la primera mitad del año, si lo permite la pandemia

Joe Biden
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Unión Europea mantiene su idea de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pueda hacer una visita a Bruselas en la primera mitad del año y participar de un Consejo Europeo extraordinario en el que se encuentre con los líderes de los Veintisiete.

Un alto cargo de la UE ha explicado a Europa Press que el presidente del Consejo, Charles Michel, sigue trabajando con el horizonte de organizar la cita en los próximos meses. «Es una cumbre que queremos celebrar pronto», ha señalado, aunque matiza que todo depende de la situación del coronavirus en Europa y Estados Unidos, la prioridad máxima ahora mismo para las administraciones.

Hay que tener en cuenta que el encuentro con Biden debería tener un aforo limitado y tampoco sería fácil movilizar a grandes delegaciones. «Seria perfecto si se pudiera hacer durante el primer semestre del año, pero eso depende de factores externos», ha añadido.

El ex primer ministro belga ya realizó la invitación al presidente electo nada más ganar las elecciones, en un contacto entre ambos en diciembre. Entonces Biden se mostró abierto a hacer el viaje, indican las fuentes consultadas, que explican que desde entonces los gabinetes de Michel y Biden mantienen contactos para ver como cuadrar la visita.

De esta forma, la UE busca que el viaje a Europa sea el primero del nuevo presidente norteamericano, algo que mandaría una «señal fuerte» de apoyo a la relación transatlántica, que el bloque europeo aspira a revitalizar basándose en los pilares climático, digital y comercial. Esto daría un «mensaje correcto» para relanzar las relaciones, explica el alto cargo.

El bloque europeo mantiene una coordinación con la OTAN para hacer de la visita de Biden un evento «más global» y aprovechar el viaje para celebrar dos encuentros que la UE considera clave para ir marcando la nueva relación con Washington. A este efecto, Michel mantuvo una cena de trabajo este martes con el Alto Representante de la UE, Josep Borrell, y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en la que se planteó esta posibilidad.

Por el momento en la Alianza Atlántica evitan hacer cualquier previsión sobre dicha visita y se limitan a recordar que para finales de año celebrarán en Bruselas una cumbre de líderes, a la que está prevista que acuda Biden.

La llegada del líder demócrata a la Casa Blanca ha disparado las expectativas en Europa sobre la posibilidad de dar un nuevo ímpetu a las relaciones y, a su vez, restaurar el orden multilateral, gravemente dañado durante la etapa de Trump. Este mismo miércoles, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, no ha dudado en señalar que «tras cuatro años, llega un amigo a la Casa Blanca», en una referencia directa a la tensa relación de Washington y Bruselas los últimos tiempos.