La ‘letra pequeña’ en las hipotecas bonificadas dispara su factura en hasta 2.000 euros

Hipoteca.

Los productos vinculados a las hipotecas con bonificación pueden disparar la factura en hasta 1.987,04 euros en comparación con una hipoteca del mismo importe, pero sin bonificación. Así se desprende de un análisis de ASUFIN sobre hipotecas que bonifican su tipo de interés a cambio del compromiso del cliente de contratar una serie de productos complementarios, como seguros, alarmas para el hogar o determinadas tarjetas de crédito.

La Asociación de Usuarios Financieros ha analizado las ofertas de hipotecas en CaixaBank, Banco Santander, BBVA, Banco Sabadell, Bankinter, Abanca, Kutxabank y Unicaja, teniendo en cuenta el último importe medio de hipoteca, según datos del INE (mes de febrero de 2022) que es 141.752 euros. Para ello, explica, ha determinado un plazo de 24 años, aplicado a una pareja de 35 años, variable fundamental para el cálculo del coste del seguro de vida en las distintas entidades.

El resultado es que la media de las hipotecas que se ofrecen a diferencial bonificado, “más bajo, y en teoría más ventajosas”, destaca, suponen un pago anual de 580 euros más con respecto a las no bonificadas. No obstante, la cifra puede rozar los 2.000 euros.

Así pasa, destaca Asufin, en Kutxabank, cuyos requerimientos de contratación de productos hace que se encarezca en 1.987 euros al año. Tras esta entidad, Unicaja, con un sobrecoste de 856 euros, y CaixaBank, con uno de 769 euros. En la parte baja de la tabla se sitúa Abanca, cuya diferencia entre hipoteca bonificada y no bonificada apenas alcanza los 78 euros o BBVA que suma 102 euros.

“Los productos de contratación obligatoria para obtener mejor tipo de interés suelen ser seguros y determinadas tarjetas, principalmente”, destaca la asociación, que apunta que la domiciliación de la nómina se erige en el “producto común obligatorio en todas las ofertas y en la mayoría de los casos se exige ingresos a partir de 600 euros”.

No obstante, asegura que el desembolso más importante, “aunque no pueda considerarse un gasto, es la obligación de aportación a planes de pensiones que ofrece Kutxabank, Unicaja y Bankinter”. La primera entidad “exige el importe más elevado, 2.400 euros al año, lo que hace que por desembolso total sea la hipoteca que requiere de un mayor esfuerzo financiero”. Por su parte, Unicaja “obliga que se aporte todos los años un 1,2% del capital, con una media anual de 878 euros al año durante los 24 años”, mientras que Bankinter “señala un importe fijo de 600 euros al año”.