Currently set to Index
Currently set to Follow

La inflación de EEUU se dispara al 6,2%, la tasa más alta en más de 30 años

Una mujer sostiene una bandera de EEUU

Una mujer sostiene una bandera de EEUU. Autor: Kent Meireis/ZUMA Wire/dpa - Archivo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El índice de precios al consumo (IPC) de EEUU se disparó hasta una tasa interanual del 6,2% en octubre, según ha anunciado hoy el Departamento de Trabajo, muy por encima del 5,9% que había estimado el mercado y del 5,4% del mes anterior. En términos mensuales, la inflación aumentó un 0,9%, también muy por encima del 0,6% adelantado.

El IPC subyacente, que excluye los más volátiles precios de la energía y los alimentos, se situó en el 4,6%, frente a la previsión del 4% y la tasa más alta desde 1990. En términos mensuales, el aumento fue del 0,6%, frente al 0,4% adelantado.

Los datos publicados hoy muestran que los precios de los combustibles se dispararon un 12,3% en el mes, lo que supone un aumento del 59,1% en el último año. Los precios de la energía en general subieron un 4,8% en octubre y han aumentado un 30% en el periodo de 12 meses.

Los precios de los vehículos usados volvieron a ser un factor importante en la inflación, con una subida del 2,5% en el mes y del 26,4% en el año. Los precios de los vehículos nuevos subieron un 1,4% y un 9,8% respectivamente.

Los precios de los alimentos también experimentaron un importante repunte, con subidas del 0,9% y el 5,4% respectivamente. Dentro de la categoría de alimentos, la carne, las aves, el pescado y los huevos subieron en conjunto un 1,7% en el mes y un 11,9% en el año.

La subida de la inflación deja atrás a los salarios

En un informe separado, el Departamento de Trabajo ha publicado además que los salarios reales después de la inflación cayeron un 0,5% de septiembre a octubre, producto de un aumento del 0,4% en los ingresos medios por hora que fue más que compensado por el aumento del IPC.

Los costes de la vivienda, que constituyen un tercio del cómputo del IPC, aumentaron un 0,5% en el mes y ahora suben un 3,5% en términos interanuales, lo que apunta a más motivos de preocupación de que la inflación podría ser más persistente de lo que se había pensado. El ritmo anual es el más alto desde septiembre de 2019.