La deuda pública podría superar el 120% del PIB a causa de la covid-19

Dinero
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

EAE Business School ha publicado el informe ‘CoronaDeuda Pública’ en la era covid-19. A cierre del tercer trimestre de 2020, el volumen acumulado era de 1.308.439 millones de euros, que representa el 118,4% del PIB estimado para dicho año y un aumento de 119.350 millones de euros en los primeros nueve meses, lo que equivale a un incremento de 442 millones de euros diarios de deuda pública.

En comparación con el aumento experimentado en el año 2019, que fue de tan sólo 15.509 millones de euros (42,5 millones cada día), el dato acumulado hasta la fecha, en 2020, multiplica por más de 10 el incremento.

“Si continuamos a este ritmo, podría acabar el año 2020 con un aumento en volumen de 161.340 millones de euros, situando el nivel de deuda pública acumulada en 1,35 billones de euros que equivalen al 122,2% del PIB”, explica el autor del estudio y profesor de EAE Business School, Juan Carlos Higueras.

La variación interanual en el stock de deuda pública en el tercer trimestre de 2008-2020 acumula un total de 852.924 millones de euros en ese periodo, por lo que, en promedio, el incremento de deuda pública ha sido aproximadamente de 72.600 millones cada año.

“Esta cifra es preocupante teniendo en cuenta que el objetivo es reducirla o, al menos, que crezca a menor ritmo que lo hace el PIB. Sin embargo, en periodos de expansión económica, la deuda pública ha seguido creciendo y en periodos de crisis lo hace a mayor ritmo por el aumento del déficit público para hacer frente a la recesión económica”, apunta Higueras.

“España sigue siendo una de las economías más endeudadas del mundo y la cuarta de la UE, sin cambios al menos en el corto y medio plazo. Este hecho preocupa por dos razones: la primera, un nivel de deuda superior al 60-80% del PIB se constituye en un lastre para el crecimiento económico y el empleo; y el segundo, porque vivimos un espejismo al estar protegidos por el BCE, que compra prácticamente toda la deuda que sea necesaria para mantener la estabilidad de los países, entre ellos España”, apunta Higueras.

“Aunque todo apunta a que los tipos de interés van a seguir en niveles negativos o próximos al 0% en los próximos años, cuando acaben las medidas de estímulo aplicadas por el BCE, aumentará nuestra prima de riesgo, así como la rentabilidad de nuestra deuda, lo que conllevará indefectiblemente a un gasto financiero en intereses que volverá a lastrar nuestra economía”, concluye.

Si se desglosa el total de la deuda pública española por administración, se observa que “el Estado es la entidad más endeudada, alcanzando en el tercer trimestre de 2020 un saldo acumulado de 1.171.504 millones de euros, seguido por las CC.AA. con un total de 301.959 millones de euros, las Administraciones de la Seguridad Social con 74.855 millones de euros y las Corporaciones Locales con 23.861 millones”, indica dicho informe.

En cuanto a la evolución desde el año 2015, mientras que el total de la deuda PDE ha aumentado un 22,3% en el tercer trimestre de 2015-2020 y un 10,1% en los nueve primeros meses de 2020, el Estado ha aumentado un 27,8% y un 11,0% su deuda en los mismos periodos.

Sin embargo, “el resto de unidades de la Administración Central han reducido significativamente su nivel de deuda pública en un -47,4% desde el año 2015 y en un -11,5% desde finales de 2019 hasta alcanzar los 25.322 millones de euros en el tercer trimestre de 2020”, señalan desde EAE Business School.

En este sentido, el profesor de EAE Business School, Higueras, señala en su estudio que “la única forma posible que plantea el Gobierno para evitar un deterioro mayor en el déficit será mediante una fuerte subida generalizada de todos los impuestos, incluyendo una revisión del IVA para los productos que actualmente tributan al 10%, entre los que destacan el IRPF, IVA, Sociedades, Sucesiones y Donaciones, Patrimonio, Transmisiones Patrimoniales, entre otros, así como nuevas tasas. Si bien no es la medida más adecuada en una economía que se desangra, donde lo que se debe buscar es la ampliación de las bases imponibles mediante estímulos fiscales y no el aumento del esfuerzo fiscal de quien se está ahogando”.

El DÉFICIT PÚBLICO SEGÚN LOS PGE 2021

El Gobierno de España ha realizado unas estimaciones de ingresos públicos que aumentarán un 13% respecto del ejercicio 2020, por un importe de 255.631 millones de euros a través de la recaudación, de los que 222.107 millones de euros corresponden a ingresos tributarios y el resto a otro tipo de ingresos de las AA.PP.

Las medidas más destacadas son “el incremento en los ingresos derivados de las cotizaciones sociales con un aumento del 3,8% respecto de 2020; el aumento en DOS puntos en la base del IRPF para rentas superiores a 300.000 euros; la minoración del límite a las aportaciones privadas a planes de pensiones, que quedan en un máximo de 2.000 euros, la subida del IVA en bebidas azucaradas que generará 340 millones de euros, el aumento de los impuestos al diésel, que generará 450 millones de euros adicionales, el aumento de los impuestos sobre las primas de seguros (otros 455 millones de euros), los impuestos sobre fiscalidad verde que aumentarán la recaudación unos 1.350 millones de euros, la tasa Tobin sobre transacciones financieras con 850 millones de euros, la tasa Google con 968 millones de euros, la mayor recaudación por la lucha contra el fraude fiscal, otros 828 millones de euros y otras medidas por valor de 225 millones de euros”.

Tal y como recoge el estudio, las medidas fiscales incorporadas en los presupuestos de 2021 suman un incremento en la recaudación de 6.085 millones de euros más que en 2020 y de 2.185 millones más en 2022, “algo que no parece realista a la vista del retraso en la recuperación debido a las nuevas oleadas de la pandemia”, puntualiza Higueras.

DEUDA PÚBLICA POR COMUNIDAD AUTÓNOMA

Cataluña es la comunidad autónoma más endeudada en el segundo trimestre de 2020 con un total de 80.015 millones de euros, que equivalen al 35,9% de su PIB, si bien apenas supone un incremento representativo del 1,2% respecto del saldo de 2019. Le sigue la Comunidad Valenciana (49.977 millones de euros y 46,0% de su PIB), seguida por la Comunidad de Madrid (35.646 millones de euros y 15,8% de su PIB) y Andalucía (35.483 millones de euros y 22,7% del PIB).

En cuanto a la contribución de cada una de las CC.AA. al total de la deuda pública acumulada, Cataluña representa el 26,2%, seguida por la Comunidad Valenciana (16,3%), Comunidad de Madrid (11,7%) y Andalucía (11,6%). En el otro extremo se encuentran regiones como La Rioja (0,6%), Cantabria (1,1%), Navarra (1,2%), Asturias (1,6%), Extremadura (1,6%) y Canarias (2,1%).

En valores por habitante, “la deuda pública media de las CC.AA. per cápita en el primer semestre de 2020 es de 6.500 euros, donde hay 6 regiones que superan dicho importe”, destaca el informe.

La región más endeudada en estos términos es Cataluña con 10.425 euros por habitante seguida de la Comunidad Valenciana (9.988 euros), Islas Baleares (8.116 euros), Castilla La Mancha (7.629 euros), Región de Murcia (6.946 euros) y Aragón (6.612 euros). Las menos endeudadas son Canarias (3.018 euros), Andalucía (4.217 euros), Galicia (4.435 euros), Extremadura (4.586 euros), País Vasco (4.755 euros) y Asturias (4.865 euros).

“Es necesario dibujar la hoja de ruta hacia el crecimiento económico sostenible y la reducción de la deuda sin seguir aumentando la presión fiscal sobre los ciudadanos, que cada vez están más empobrecidos para mantener un Estado de Bienestar, que no podemos permitirnos, y que alguien terminará pagándolo, si no somos nosotros, nuestros hijos y nietos, que terminarán más empobrecidos, ya sea por el aumento de los impuestos, por pérdida de valor del dinero ahorrado o por el pago de la deuda con sus bienes presentes y futuros”, concluye el profesor Higueras.