La Comisión quiere unificar los datos sanitarios de todos los europeos

Sede de la Comisión Europea

Sede de la Comisión Europea

La pandemia sigue generando nuevas propuestas en materia de salud. Hoy la Comisión Europa ha lanzado la idea de crear un Espacio Europeo de Datos Sanitarios (EHDS por sus iniciales en inglés) digitalizado que debería estar vigente en 2025. Según el vicepresidente de la Comisión, Margaritis Schinas, “es una propuesta revolucionaria que facilitará el tratamiento de los ciudadanos”.

La idea es unificar los datos sanitarios de todos los ciudadanos de modo que puedan ser consultados por cualquier servicio médico en cualquiera de los 27 países “de modo que no sea necesario repetir pruebas que cuestan del orden de 1.400 millones de euros al año y podríamos ahorrar el 10%” según el vicepresidente.

La finalidad es, según la comisaria encargada de Salud, Stella Kyriakides, es “facilitar los tratamientos, las recetas con independencia del país en el que estás y mejorar los tratamientos con la información acumulada en todos los centros”.  En segundo lugar “permitirá un uso de los datos para investigadores y expertos”.

La Comisión cree que pese a tratarse de un tema especialmente escabroso para la protección de datos, se ofrecerá un marco consistente, confiable y eficiente. Y se facilitará el acceso a actividades de investigación, innovación, formulación de políticas y regulación, pero garantizando un uso correcto de los mismos.

La comisaria insistió en que “estos datos, a los que se accederá bajo estrictas salvaguardias de seguridad y privacidad, también serán un tesoro para científicos, investigadores, innovadores y responsables políticos que trabajan en el próximo tratamiento que salvará vidas”.

Gracias al EHDS, las personas tendrán acceso inmediato y fácil a los datos en forma electrónica, sin cargos añadidos. Podrán compartirlos, rectificarlos, restringir el acceso y saber cómo se utilizan y con qué propósito.  La idea es crear un formato común sobre los resúmenes de los pacientes, las recetas electrónicas, las imágenes y los informes de imágenes, los resultados de laboratorio y los informes de alta.

Y servirá también para crear un marco legal sólido para el uso de esos datos con fines de investigación, innovación, salud pública, formulación de políticas y regulación. Bajo condiciones estrictas, los investigadores, los innovadores, las instituciones públicas o la industria tendrán acceso a grandes cantidades de datos de salud de alta calidad, cruciales para desarrollar tratamientos, vacunas o dispositivos médicos que salven vidas y garantizar un mejor acceso a la atención médica y sistemas de salud más resistentes.

Tanto el vicepresidente como la comisaria subrayaron que la pandemia ha influido decisivamente en este tipo de propuestas para facilitar un mejor y más rápido flujo de información sobre los temas de salud. La Comisión Europea no tiene competencia sobre los sistemas sanitarios, pero durante la pandemia unificó la compra de vacunas y ahora considera que está en condiciones de que propuestas como esta salgan adelante, aunque antes tendrá que negociarlas con el Parlamento Europeo y el Consejo para que entrene en vigor. Los comisarios creen que la fecha para empezar a funcionar sería 2025.