La Comisión Europea quiere plantar 3.000 millones de árboles en los próximos años

Bosque
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La estrategia forestal europea prevé una masiva plantación de árboles en el conjunto de la UE como medida de preservar el medio ambiente dentro del mecanismo “Fit for 55 in 2030” que pretende una reducción drástica de la emisión de gases de efecto invernadero. Los bosques son uno de los principales sumideros de Co2. La política forestal es competencia de los estados, pero la Comisión cree que puede impulsar este proyecto con el acuerdo de todos. Esta propuesta, como el resto de las incluidas en el Pacto Verde, tendrá que negociarse con el Parlamento Europeo y los 27 países antes de entrar en vigor.

La medida más llamativa incluida en la hoja de ruta de esta propuesta es la plantación de 3.000 millones de árboles adicionales en toda Europa de aquí a 2030, respetando plenamente los principios ecológicos: el árbol adecuado en el lugar adecuado para el propósito adecuado. Para ello la Comisión prevé ayudar a través de sus servicios a todos los países para mejorar la toma de decisiones sobre los mejores árboles en las diferentes zonas del continente.

En otoño la Comisión propondrá medidas para penalizar los productos procedentes de áreas que sufren fuerte deforestación, como el caso de Indonesia o de Brasil, con el fin de evitar que sigan avanzando esas en esas políticas. La estrategia se compromete a proteger los bosques primarios y antiguos, a restaurar los bosques degradados y a garantizar su gestión sostenible. Se pretende una mejora en la gestión forestal con sistemas de pago a los propietarios y gestores de los bosques. Para ello se utilizará Política Agrícola Común (PAC) que acaba de aprobarse y que entrará en vigor en 2023.

La idea final de la UE es intensificar el seguimiento y la recogida de datos sobre la evolución de estas áreas con el fin de lograr una planificación estratégica. Para el comisario de Agricultura, el polaco Janusz Wojciechowski, los bosques “garantizan el sustento en las zonas rurales, proporcionen productos esenciales y tienen un profundo valor social por su naturaleza. Esta estrategia reconoce esta multifuncionalidad y muestra cómo la ambición medioambiental puede ir de la mano de la prosperidad económica”. Sin embargo, evitó pronunciarse sobre el grave conflicto planteado entre Polonia y la UE por la tala de árboles en un bosque en la frontera con Bielorrusia que el Tribunal de Justicia Europeo ha condenado tras denuncia de la Comisión contra la decisión del Gobierno de aquel país. “La cuestión”, dijo, “es un debate entre expertos sobre si el mejor talar o dejar el bosque como está”. El debate incide en el creciente desafío del Gobierno polaco contra la decisiones del Tribunal Europeo que, según los tratados, está por encima de la normativa de cada país.  Por su parte el Comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevicius, sostuvo que “la enorme participación en las consultas públicas demuestra que los europeos se preocupan por el futuro de nuestros bosques, por lo que debemos cambiar la forma de protegerlos, gestionarlos y cultivarlos para que aporte beneficios reales a todos».

 

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA