La Asociación de la Carretera plantea al Gobierno cobrar a partir de los 10.000 kms al año

M-30 coches automoviles carretera

Carretera.

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

A vueltas con el pago por usar las carreteras. El plan del Gobierno de implementar en 2024 el sistema de pago por utilizar la red de carreteras del Estado está dando mucho que hablar. Desde aquellos que la rechazan de lleno a los que la aplauden. Entre estos últimos está la Asociación Española de la Carretera, que incluso ha puesto sobre la mesa la opción de un ‘bono de movilidad’.

“La falta de conservación está haciendo mella en las infraestructuras viarias españolas”. Así lo afirma la asociación, que lamenta que un patrimonio valorado en 215.000 millones lleve desde 2009 “abandonado a su suerte víctima de los sucesivos y reiterados ajustes en los presupuestos públicos”. En concreto, apunta, “entre 2009 y 2019 los recursos destinados a conservación y seguridad vial se han visto mermados en un 76%”.

Según sus datos, las carreteras acumulan un déficit de mantenimiento de 7.500 millones de euros, “cantidad mínima necesaria para devolverlas a un estado aceptable”. “Este déficit de mantenimiento ha supuesto, además, un incremento en las emisiones de gases a la atmósfera que ciframos en al menos 25 millones de toneladas de CO2 en la última década”, remarca la asociación.

Ante esto, la Asociación Española de la Carretera recuerda que lleva años planteando un pago por utilizar estas vías. Tal y como explica, “solo se pagaría a partir de un determinado número de kilómetros recorridos o por razones ambientales”. El dinero recaudado iría a “un fondo” para acabar con el mediante déficit, realizar “acondicionamientos puntuales”, “minimizar emisiones” o “reducir la accidentalidad”.

De esta manera defiende la “circulación libre y gratuita de todos los vehículos, para todas las redes de carreteras –excluyendo las vías de peaje- hasta 10.000 kilómetros anuales los vehículos ligeros, y 50.000 kilómetros los pesados (+ de 3,5t)”. Si se superan, establece los siguientes precios: “Entre 0,03 euros (ligeros) y 0,10 euros (pesados) desde el kilómetro 10.001 y 50.001, respectivamente”. El pago sería “mediante un terminal embarcado (OBU) asociado a una cuenta corriente”.

La “posibilidad de modificar variables en función de las necesidades” o la “optimización de la demanda”, mediante la gratuidad nocturna para vehículos pesados, son otras de sus propuestas dentro del mencionado abono.