La agencia de calificación Standard & Poor´s ha acusado a Al

La agencia de calificación Standard & Poor´s ha acusado a Alemania de debilitar al euro para proteger a sus bancos. El mensaje lo ha dado el jefe de esta agencia en Europa, Jean-Michel Six, al asegurar que «probablemente todavía se necesite otro susto antes de que todo el mundo en la región lea la misma página, por ejemplo un gran banco alemán que experimente dificultades en el mercado».

En palabras más sencillas: que Alemania sólo reaccionará (y abandonará parte de las exigencias que hace a sus socios) ante la gravedad de la situación cuando una de sus grandes entidades se encuentre comprometida por sus necesidades de financiación y sea incapaz de recaudar el dinero necesario. Eso quiere decir que la otra parte de la ecuación supone que los bancos europeos ya no dependen de sus cuentas a la hora de ser juzgados por los inversores, sino del blindaje que les aporte su país de origen.

En el caso del Deutsche Bank o del Commerzbank, por ejemplo, de nada sirven los informes de algunos analistas que señalan que ambas entidades atraviesan tiempos difíciles. Mientras Berlín mantenga su triple A, todo correcto. El entorno avala su supervivencia. Una teoría que han confirmado a EL BOLETÍN fuentes del sector financiero español: «La solución para los mercados no pasa sólo, como al principio de la crisis, por el saneamiento de las entidades para recuperar la confianza de los mercados, sino que es necesario dar una solución a la crisis de deuda soberana».

No obstante, el aviso de Standard & Poor´s no ha sido el único. Los analistas del banco escocés Royal Bank of Scotland (RBS) han advertido hoy a través de un informe que se deben comprar seguros contra el impago de deuda (CDS) pública alemana. En otras palabras, que la deuda del país centroeuropeo puede comenzar a ser atacada por la incertidumbre en poco tiempo. Con todo lo que ello supondría para los bancos teutones.