La UE analiza las reglas sobre la propiedad de los medios

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Algunos relevantes miembros del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo están muy preocupados por las situaciones lesivas para la libertad de expresión que pueden producirse en en Viejo Continente a causa de los procesos de concentración empresarial que se desarrollan en el sector.

Y, en las últimas semanas parecen haber conseguido el apoyo de otros diputados de distinto signo que, aparentemente, coinciden en estar preocupados por las situaciones de monopolio práctico que han surgido en algunos países.

Aunque quizá, sin la explosión del ‘caso Berlusconi’ y sus implicaciones para los medios de comunicación de Italia, hubiera resultado imposible empezar a dibujar una tendencia mayoritaria en la Eurocámara sobre este asunto en particular.

Pero, la crisis institucional en la que parece haberse sumergido el país transalpino por culpa de los problemas personales y empresariales de su primer ministro, Silvio Berlusconi, podría haber provocado el milagro y animar a algunos diputados del Grupo Conservador, mayoritario en la Cámara, a sumarse a una iniciativa que busca la aprobación en Bruselas de reglas estrictas que impidan la posibilidad de que una sola empresa informativa ostente la propiedad de la mayor parte de las fuentes de información de un país europeo determinado.

Las reglas tenderían a endurecerse, especialmente cuando la empresa es propiedad, además, de un político que ocupa el poder, como sucede en este mismo momento en la Italia del Cavaliere.
Sin embargo, la tarea no se antoja fácil. Entre otras cosas por la férrea oposición de los diputados conservadores italianos que forman parte de la mayoría de Gobierno en la que se apoya Berlusconi para ejercer el poder.

De hecho, en el primer intento para realizar un debate parlamentario sobre el asunto, el debate fue sustituido por el cruce de acusaciones e insultos.

Algunos ‘bloggers’ especializados consideran que, finalmente, Bruselas aprobará unas normas que bloqueen la posibilidad de que la propiedad de los medios afecte al derecho a la información. Pero, también descartan que esto vaya a producirse, mientras Silvio Berlusconi mantenga el poder en Italia.