Los bancos europeos buscan refugio en la Reserva Federal de EEUU

El ‘status’ del dólar como refugio se ha reforzado con la crisis de la deuda soberana europea hasta el punto de que los bancos europeos, cada vez más reticentes a prestarse dinero entre ellos, cada vez apuestan más por los depósitos en dólares de la Reserva Federal estadounidense, a pesar de que ofrecen una rentabilidad nula.

Así al menos parece reflejarlo un informe de ICAP Plc, uno de los mayores brokers del mundo, que publica Bloomberg, según el cual los depósitos de los bancos extranjeros en la Reserva Federal se han doblado desde el cierre del año pasado, al pasar de 350.000 millones de dólares a 715.000 millones.

Un total de 47 bancos no estadounidenses mantienen balances de al menos 1.000 millones de dólares en la Fed, frente a las 22 entidades del año pasado. Los problemas propios de la economía estadounidense, con un déficit de más de un billón de dólares, y con las reuniones del Congreso para recortar el déficit público y la tasa de desempleo en punto muerto, no han desanimado a los inversores, que siguen confiando en el billete verde como refugio, ante los problemas que atraviesa el euro.

De hecho, ni siquiera unos tipos históricamente bajos, entre el 0% y el 0,25%, han desanimado la compra de dólares. La tendencia parece acentuarse, según los últimos datos oficiales hechos públicos por el Tesoro estadounidense. La demanda extranjera de activos del país registró en septiembre su mayor subida en diez meses. Las compras netas de acciones, letras y bonos alcanzaron los 68.600 millones de dólares, la más alta desde noviembre de 2010.

La demanda de deuda pública estadounidense a corto plazo, con vencimientos por debajo de un año, se ha incrementado al mismo tiempo que las entidades financieras de todo el mundo se han visto obligadas a comprar activos de mayor calidad, con el fin de satisfacer las nuevas regulaciones establecidas por el Banco de Pagos Internacionales en Basilea, (BIS).

La tenencia de bonos del Tesoro del Banco alcanzaron los 1,69 billones de dólares en octubre, desde los 1,1 billones de dólares de 2008, cuando la crisis entró en una nueva dimensión con la quiebra de Lehman Brothers.

Así se explican, por ejemplo, que las letras del Tesoro a tres meses cerrasen la semana pasada en el 0%, por debajo del 0,157% alcanzado en febrero, sus mínimos anuales, y del 5% que marcaban a mediados de 2007, justo antes de que la crisis congelase los mercados.

BCE

Los bancos europeos no sólo buscan el refugio de la Fed, sino que los depósitos en el BCE también se encuentran en récords. Las entidades tienen depositados en el BCE 191.400 millones de euros, las cifras más altas desde junio de 2010. La institución que preside Mario Draghi retribuye al 0,5% ese dinero, muy por debajo del 1,25% al que están los tipos de referencia, tras la última rebaja de principios de mes.