EEUU iniciará esta semana las compras de activos tóxicos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Administración Obama tiene previsto desplegar una nueva iniciativa para resolver uno de los grandes problemas que persisten desde el estallido de la crisis financiera: eliminar del balance de los bancos los ‘activos tóxicos’. El programa total alcanzará la cifra de 40.000 millones. No obstante, según el Washington Post la cantidad podría aumentar.

Desde el pasado mes de julio, el Departamento del Tesoro ha trabajado con un grupo de empresas privadas para crear fondos de inversión que combinen recursos públicos y privados, con el fin de comprar los activos dudosos de los bancos. Las empresas planean comprar los activos a precio de ganga con la esperanza de que, con el tiempo, estas adquisiciones resulten rentables.

El programa de activos tóxicos aparece casi un año después de que el Congreso aprobase el plan de rescate financiero de 700.000 millones de dólares impulsado por el entonces secretario del Tesoro, Hank Paulson. Según publica el Washington Post, que cita fuentes cercanas a las negociaciones, la primera compra de activos tóxicos podría realizarse esta misma semana. En ella, el Tesoro comprometerá 2.500 millones de dólares, iguales a la oferta realizada por las firmas privadas. Los fondos de inversión creados podrán prestar otros 5.000 millones de dólares provenientes del Tesoro, para incentivar más al sector privado.

El perfil de los inversores del sector privado que podrían comprar los títulos basura de los bancos serían los hedge funds y las firmas de capital riesgo. Uno de los debates más enconados en torno a la compra de activos tóxicos se centra en el precio a pagar por ellos. Si bien aún no se ha concretado la medida, los economistas parecen estar de acuerdo en que el precio final de las compras será el del nominal de estos activos. No obstante, estos planes han despertado no pocas críticas. Así, Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía en 2001, ha señalado en varias ocasiones que en lugar de comprar la deuda tóxica de los balances de los bancos, que nadie quiere, el Gobierno debería conseguir la renegociación de las hipotecas de las personas que están con el agua al cuello.

El programa aparece en un momento en que la crisis comienza a remitir ligeramente. Así lo considera el FMI que ha señalado que la crisis acarreará pérdidas por valor de 3,4 billones de dólares al sector financiero, una cifra menor que la calculada hace seis meses gracias a la recuperación de las bolsas. Antes estimaba pérdidas de 4,1 billones.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA