Bruselas niega a Zapatero el apoyo que pidió para España

A la petición del todavía presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de que Bruselas interceda para rebajar la presión de los mercados sobre la prima de riesgo española (que esta mañana ha superado los 500 puntos básicos), la Comisión Europea (CE) ha respondido que España se tiene que ayudar a sí misma. En otras palabras; que no apoyará de forma extraordinaria al país.

El portavoz económico de Bruselas, Amadeu Altafaj, le ha recordado a Zapatero que todas las instituciones europeas están ayudando activamente a España, pero que la respuesta de la crisis no debe venir sólo de las instituciones europeas, sino de los propios países. “Es el resumen de lo que llevamos diciendo mucho tiempo”, ha recalcado Altafaj.

Bruselas ha descartado posicionarse acerca de si el Banco Central Europeo (BCE) debería jugar un papel más activo en la compra de deuda pública para reducir los altos rendimientos de los bonos periféricos, tal y como pidió ayer Zapatero. “Lo importante es cumplir lo que se acordó en la última cumbre” es la respuesta que día tras día da la Comisión.

En una línea parecida se ha manifestado este viernes José Manuel González Páramo. El miembro del consejo de Gobierno del BCE ha asegurado que la responsabilidad de hacer frente a la crisis de deuda es de los países y no de la institución.

En opinión de algunos inversores europeos con los que ha contactado EL BOLETÍN, España no debería preocuparse demasiado por sus cifras -exageradas- de prima de riesgo. “Su próxima gran emisión de bonos es en abril, y eso es una ventaja sustancial sobre sus vecinos [Italia, Grecia y Portugal]” es lo que se puede leer en un documento remitido por Capital Economics que ha circulado en los últimos días por las mesas de los despachos de varios fondos de inversión.

Además, el documento de Capital Economics da por sentado que Mariano Rajoy, el candidato del PP a la presidencia del Gobierno, logrará una mayoría absoluta. Un hecho que aportará “un escenario político bastante estable” en comparación al que encaran Italia o Grecia.