Los ricos de EEUU quieren pagar más a Hacienda

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los multimillonarios de EEUU hacen gala de altruismo. Warren Buffet o Bill Gates preferirían que las grandes fortunas tuvieran una fiscalidad más dura, porque según aseguran, así devolverían al Estado todos los beneficios normativos y de estabilidad que han tenido por el simple hecho de nacer en ese país.

“Yo no sería Warren Buffet si hubiera nacido en Blangladesh”, dijo hace unos meses el ‘oráculo de Omaha’ en una entrevista con la Fox, además de añadir que está “consternado” por el hecho de que él esté obligado a pagar proporcionalmente menos impuestos federales que un simple trabajador.

Además de los gravámenes por las rentas del trabajo, estos multimillonarios también quieren que se recuperen otros impuestos, como el de sucesiones y ofrecen el siguiente cálculo: este año morirán en EEUU 2,4 millones de personas, pero sólo 12.000 fallecidos presentarán declaraciones sobre el patrimonio. “Si usted acude a un funeral cada mes, tendrían que pasar 17 años para que el patrimonio del fallecido sea gravado por el Gobierno”, asegura Buffet.

Estas declaraciones pueden contradecir el hecho de que Gates o Buffet consiguen evitar el pago de impuestos federales gracias a las donaciones que hacen a través de sus fundaciones.

Pero es indiscutible que la caridad puede ser un sustituto de la fiscalidad porque cada dólar que dona la Fundación Gates está dedicado única y exclusivamente a fines públicos. Si bien es cierto que tampoco es lo mismo. Teóricamente, el Tesoro está controlado por el pueblo de los EEUU a través de los representantes electos, mientras que la Fundación Bill y Melinda Gates está controlada por Bill y Melinda Gates.

Se estima que la fortuna de Warren Buffet, inversor que disputa encabezar cada año la lista de los hombres más ricos del mundo que elabora la revista Forbes, asciende a 37.000 millones de dólares. Si el ‘oráculo de Omaha’ decidiera donar esta cantidad al Estado, el déficit público de EEUU previsto para 2009 (unos 1,84 billones de dólares) se reduciría en un 2%.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA