El principal aliado de Berlusconi reclama su dimisión

Umberto Bossi, líder de la Liga Norte y principal aliado en el Gobierno del primer ministro, Silvio Berlusconi, ha explicado a su llegada a la Cámara de los Diputados antes de este mediodía que su partido ha pedido al mandatario italiano «que se eche a un lado» y ha propuesto al secretario general del partido gubernamental Pueblo de la Libertad, Angelino Alfano, como nuevo primer ministro en el improbable caso de que Berlusconi se decida a dimitir.

Según informa Europa Press, a la pregunta de un periodista sobre si la petición de Bossi a Berlusconi es que nombre a Alfano como primer ministro, el líder de la Liga ha respondido: «Si no, ¿a quién metemos? ¿al secretario del Partido Democrático?», en referencia al principal partido de la oposición. No obstante, Bossi ha asegurado que en la votación prevista para este martes sobre el balance de Presupuestos de 2010 «no pasará nada», a pesar de que Berlusconi podría decidir dimitir justo después si no consigue la mayoría parlamentaria suficiente.

Sin embargo, las presiones contra Berlusconi no vienen solo de la Liga Norte. Según ha trascendido esta mañana, cinco diputados del partido del primer ministro (Pueblo de la Libertad) se abstendrán en la votación. Ellos son Roberto Antonione, Giustina Destro, Fabio Gava, Giancarlo Pitelli y Antonio Buonfiglio.

Por su parte, la oposición ha anunciado tras un encuentro de todos los grupos opositores en la Cámara de los Diputados que también se abstendrá para que se apruebe el balance, pero ha advertido de que Berlusconi tendrá que demostrar «si tiene la mayoría». Tan solo el partido Italia de los Valores, liderado por Antonio Di Pietro, parece que votará en contra.

Según el Reglamento de la Cámara, las abstenciones podrían hacer pasar el balance, ya que tan solo se contarían los votos a favor y los votos en contra. Sin embargo, si Berlusconi no consigue al menos 316 diputados favorables, dejaría de tener el apoyo del Parlamento, por lo que tendrá que decidir si continuar gobernando un Ejecutivo bajo mínimos o presentar su dimisión pocas horas después.