La OCDE prevé una caída récord del empleo en los países desarrollados

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La destrucción de empleo ha vuelto a intensificarse en los países desarrollados a pesar de que los organismos internacionales han mejorado las previsiones económicas para la región. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) a pesar de los leves signos de recuperación económica, en la mayoría de los países el desempleo aumentará aún más el próximo año. La tasa de paro de la OCDE ha alcanzado el récord desde la Segunda Guerra Mundial al situarse en el 8,5%, lo que ha supuesto más de 15 millones de parados más desde finales de 2007.

El organismo advierte de que si la recuperación no cobra impulso, este registro incluso podría acercarse hasta el 10% (57 millones de personas sin trabajo). “Los gobiernos deben actuar rápidamente para evitar que la recesión se convierta en una crisis de desempleo a largo plazo”, según el secretario general de la OCDE, Angel Gurría en un informe publicado hoy por la institución.

“Es esencial que los gobiernos se centren en ayudar a los solicitantes de empleo en los próximos meses”, afirma Gurría, quien también ha abogado por una respuesta coordinada a la crisis e instó a los responsables políticos a no olvidar la situación de las personas en el mundo en desarrollo que a menudo no pueden beneficiarse de los sistemas de protección social que no están bien diseñados. Hoy el Reino Unido anunció que la tasa del paro del país ha alcanzado su mayor lectura en los últimos 14 años, mientras que el desempleo de la Unión Europea (UE) es el más alto desde 1999.

La tasa de paro de Reino Unido alcanzó el 7,9% en julio, lo que supone su mayor nivel desde noviembre de 1996, según informó hoy la Oficina Nacional de Estadísticas británica (ONS). Concretamente, el número de desempleados se incrementó en 210.000 personas entre mayo y julio, hasta alcanzar los 2,47 millones de parados,. El incremento del desempleo confirma las previsiones del Banco de Inglaterra, cuyo gobernador, Mervin King, advirtió esta misma semana de que la recuperación económica sería lenta y gradual. El número de personas que solicitaron prestaciones por desempleo se incrementó en 24.400 solicitudes en agosto, hasta 1,6 millones, su mayor cota desde 1997.

El mercado laboral en Reino Unido continúa en la senda de la destrucción de empleo y algunos expertos apuntan a que la cifra podría llegar a los tres millones de parados. Y todo a pesar de que la Comisión Europea incluyó esta misma semana al Reino Unido en el grupo de las grandes potencias de la UE que estabilizarán sus economías o crecerán ligeramente. Lo mismo ocurre en el resto del Viejo Continente. En julio la tasa de paro en la Unión Europea volvió a subir, en este caso una décima, hasta situarse en el 9% de la población activa, todo un récord desde 1999. En sólo un mes el número total de parados en la región aumentó en 225.000 personas con lo que el total de desempleados en la UE se eleva hasta los 21,7 millones de personas.

Los expertos aseguran que el desempleo, indicador que reacciona con un cierto retraso a los acontecimientos económicos, continuará subiendo en los próximos meses en Europa a pesar de una cierta mejora de la confianza en la marcha de la economía y del repunte del crecimiento económico en el segundo trimestre del año en Francia y en Alemania, las dos principales economías del continente.

Las perspectivas sobre la evolución del paro continúan siendo poco halagüeñas para España. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el deterioro del mercado laboral español continúa, aunque lo peor ha pasado ya. Además, advierte de que, aunque no sea con la misma intensidad que en los meses precedentes, el desempleo seguirá aumentando en los próximos meses hasta rozar el 20% en 2010.

Concretamente, la tasa de paro continuará al alza hasta alcanzar el 19,8% de la población activa ese año, una cifra que será la más alta de toda la OCDE y que duplicará la media del conocido como ‘Club de los países ricos’, que también subirá, aunque menos, hasta llegar al 9,9%. Asimismo, el informe añade que desde el inicio de la crisis en 2007 hasta que alcance sus niveles máximos en 2010 se calcula que se habrá eliminado hasta 2,7 millones de empleos, con lo que desde la segunda mitad de 2009 y hasta el próximo año aún deben desaparecer cerca de medio millón de puestos de trabajo.