El Eurogrupo acusa a la UE de dar «una imagen desastrosa»

El presidente del Eurogrupo y primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker, ha señalado que la zona del euro está dando «una imagen desastrosa» de cara al exterior al ser incapaz de organizar una reunión que de una vez por todas saque adelante planes concretos que puedan devolver la confianza de los mercados a la región.

«El impacto en el exterior es desastroso porque no damos un ejemplo sensacional de liderazgo a nivel de Gobierno», señaló Juncker a su llegada a la reunión de los 17 ministros de Finanzas de la eurozona, el llamado Eurogrupo, que se ha celebrado hoy. «Tendremos que ponernos de acuerdo próximamente sobre qué podemos hacer para cambiar la impresión que tienen los demás de nosotros», indicó el también primer ministro de Luxemburgo.

Juncker confesó que hubiera preferido que los líderes no necesitaran dos intentos (la reunión del domingo 23 de octubre y la del miércoles 26 de octubre) para cerrar su plan integral anticrisis. «Vamos a ver cuán lejos llegamos», sentenció pesimista el político. Además, el presidente del Eurogrupo también lamentó que todos los focos siempre estén puestos sobre Alemania y Francia, al afirmar: «Somos 17 países y no solamente Berlín y París tienen Parlamentos».

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, que también ha participado este viernes en la reunión extraordinaria de ministros de Economía de la región, dijo que «el FMI va a hacer todo lo que pueda para ayudar a los europeos, y en particular en este Eurogrupo, a encontrar soluciones». No obstante, también ha compartido la impresión de Juncker de que hay que hacer algo ya.

En este contexto se ha hecho público que la canciller alemana, Angela Merkel, ha reconocido finalmente ante su grupo parlamentario que puede darse una quita o condonación de la deuda griega mayor de la calculada inicialmente, cifrada en el 21%. Este extremo ya lo daban por hechos los mercados desde hace varias semanas.

Diversos expertos han cifrado la quita de los bonos helenos entre un 50% y un 60%. El propio Juncker aclaró que la cifra podría ser mayor que el 60%. Los bancos -principales tenedores privados de deuda griega- trasladaron a los líderes políticos hace unos días que asumían una condonación del 40%, y nada superior a eso.

Además, la Comisión Europea (CE) ha pedido a Italia que profundice sus medidas para reducir el déficit y relanzar el crecimiento, al considerar la situación urgente, según informó este viernes un portavoz del Ejecutivo comunitario.