Wall Street vuelve a abrir el casino de los derivados tóxicos

Wall Street, Bolsa estadounidense
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los productos derivados de carácter tóxico –esto es, los que jugaron un rol fundamental a la hora de construir la burbuja inmobiliaria que derivó en la crisis de las ‘subprime’ del año 2007- van a regresar a los mercados en 2013, según llevan ya varios días advirtiendo los analistas financieros. Y van a volver a aparecer a través de, cómo no, Wall Street.

En concreto se está hablando de los CDO. ¿Qué es un CDO? Pues según explican desde la bitácora especializada Gurusblog.com, lo primero que hay que dejar claro es que un CDO «no deja de ser como un Sociedad» que «tiene un activo (una serie de diferentes créditos y préstamos a su favor), que son los activos de garantía, y un pasivo, conformados por un conjunto de obligaciones frente a terceros que son la financiación que se ha utilizado para compra sus activos».

De este modo, el «pasivo del CDO o sus diferentes obligaciones está dividido en diferentes «tranches» (compartimentos, rodajas o tramos). Cada rodaja tiene una calificación de solvencia distinta. La denominación de las rodajas del pasivo corresponden a los rendimientos que reciben estas rodajas». Especial atención –explican en este portal- hay que prestar a este punto, «que al final no deja de ser una fórmula de marketing». «Es decir tu puedes tener un sólo activo en el CDO (un préstamo hipotecario) y crear diferentes rodajas de dicho activos para venderlos a terceros con diferentes rendimientos según el apetito que tengan los diferentes inversores por la relación rentabilidad».

El regreso de los CDO al mercado se debe a que las subastas de bonos corporativos han registrado últimamente una demanda no muy grande. Esto significa que la oferta se abarate. Es decir, que el interés ofrecido sea menor de lo esperado. Y de ahí que estas voces del mercado indiquen un flujo de inversores regresando a los derivados tóxicos.