Deutsche Bank sufre pérdidas de 2.150 millones por el coste de los litigios de sus escándalos financieros

Sede del Deutsche Bank
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El Deutsche Bank, principal banco de Alemania, no atraviesa su mejor momento. Se esperaba que en el último trimestre del año reportase pérdidas, pero pocos alcanzaban a imaginar los 2.150 millones de euros apuntados sobre el papel de los resultados. Entre los motivos que justifican estos números se encuentran las cargas por los litigios que la entidad acumula.

Los escándalos se han sucedido durante los últimos meses, y a ello hay que sumarle el proceso de reestructuración iniciado en el banco, que rema contrarreloj para lograr cumplir con los requisitos de capital exigidos por los reguladores (Angela Merkel ha accedido a que la entidad sea tutelada por Bruselas a partir del 2014). En total, mucho dinero –sólo los litigios han costado 1.625 millones de euros hasta la fecha- a pesar de que la cifra de negocio de la institución financiera en los tres últimos meses del ejercicio ascendiese hasta los 7.870 millones de euros.

El Deutsche Bank está siendo actualmente investigado por las autoridades alemanas ante una posible participación en la manipulación del tipo de interés interbancario, Líbor, y a finales del 2012 sufrió una redada en sus oficinas centrales de la cual resultaron arrestados varios ‘traders’. A raíz de este último suceso, se filtró una conversación en la que altos directivos del banco pedían a varios políticos menos presión. El escándalo mediático fue sonado.

En el conjunto del ejercicio, Deutsche Bank obtuvo un beneficio neto atribuido de 665 millones al cierre de 2012, lo que representa un descenso del 84,6%. La cifra de negocio de Deutsche Bank en el conjunto del ejercicio alcanzó los 33.741 millones de euros, un 1,5% más, mientras que las provisiones por créditos fallidos sumaron 1.721 millones, un 6,4% menos.