El Commerzbank se une al Deutsche Bank y será investigado por el escándalo del Líbor

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Los reguladores alemanes han decidido este martes ampliar su espectro visual e investigar, con motivo de las manipulaciones del tipo de interés interbancario Líbor que se dieron durante años, además de al Deutsche Bank también al otro gran banco alemán: el Commerzbank. En la lista de escrutados se incluyen a su vez los nombres de varios bancos regionales, de entre los que destaca el WestLB.

Pocos detalles más han trascendido, por el momento, salvo esta filtración realizada a través del medio local Sueddeutsche Zeitung y recogida por todos los medios especializados. Fue el pasado 10 de enero cuando el diario The Wall Street Journal adelantaba que, gracias a una documentación interna llegada a su redacción, el mayor banco alemán por volumen de activos estaba siendo investigado por los reguladores germanos tras reportar ganancias de 500 millones de euros en 2008 conseguidas a raíz de cerrar operaciones sobre el Líbor.

Los reporteros del rotativo estadounidense aclararon en aquel momento que los papeles revisados no demostraban que el banco alemán fuese consciente, ni por tanto participase de forma activa, en estas manipulaciones. Es decir, que los movimientos realizados en esos doce meses no parecen ser ilegales. En cualquier caso, sí se comenzó a investigar el caso.

De momento, las investigaciones realizadas en torno al escándalo del Líbor ya se han cobrado varias víctimas. La más sonada fue, hace unos meses, Barclays. La entidad británica fue acusada de promover esta manipulación durante varios años de la década pasada, estafando al mercado miles de millones de euros. Aunque los directivos del banco trataron de defenderse acusando al Banco de Inglaterra de haber insinuado que debían actuar así para evitar pérdidas millonarias y un posible rescate estatal, Londres exigió de inmediato las cabezas de Bob Diamond, el entonces consejero delegado, y de buena parte de su equipo. Finalmente, se las cobró.

El pasado mes de diciembre también se supo que otro de los bancos que estaba siendo investigado, el suizo UBS, tendría que afrontar una multa de 1.500 millones de euros por su implicación en el caso. Aunque no se conocen dimisiones de peso en la entidad, su multa fue bastante más cuantiosa que la del Barclays; el banco británico sólo tuvo que afrontar pagos por valor de 356 millones de euros.