La prensa internacional vaticina un nuevo enfrentamiento entre el norte y el sur de Europa

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

No ha pasado desaparecibido el gesto de Luis de Guindos, ministro de Economía español, de no apoyar la candidatura de su colega holandés, Jeroen Dijsselbloem, para sustituir a Jean-Claude Juncker como presidente del Eurogrupo. Algunos medios internacionales, como Bloomberg, ya han sacado sus conclusiones: se avecina un nuevo enfrentamiento entre el norte y el sur de Europa.

Y es que Dijsselbloem es, para muchos expertos, una imposición de Berlín. Angela Merkel no logró colocar a su hombre de confianza al frente del Eurogrupo por la oposición de París, que a su vez vio vetado a su candidato -Pierre Moscovici, ministro de François Hollande- desde las potencias triple A. La opción que se alcanzó entonces fue poner al holandés, y la victoria parece haber sido de Merkel, pues Holanda mantiene la máxima calificación crediticia y, salvo cuando se trata de Irlanda (Holanda y el Tigre Celta comparten cierto clima fiscal de orden distendido), es un fiel aliado de la canciller en su discurso sobre la austeridad.

No obstante, hay otros medios, como Euobserver.com, que se decantan por limitar un posible enfrentamiento a España y Europa. Según dicen desde la tribuna de este periódico, el Gobierno de Mariano Rajoy teme que se vuelvan a redoblar las llamadas a aplicar más austeridad en el país. Y por eso no ha apoyado la candidatura de Dijsselbloem.

Con el holandés en esta posición, el norte de Europa vuelve a ganar peso en el Viejo Continente. Un peso que perdió cuando el italiano Mario Draghi fue elegido presidente del Banco Central Europeo (BCE), aprobando poco después un gran programa de estímulo que espantó a Berlín. En un principio, el BCE iba a ser ocupado, tras el paso de Jean-Claude Trichet, por el alemán Axel Weber. Pero éste decidió abandonar y comenzar a trabajar en banca privada.