Obama pide a Cameron que Reino Unido no se marche de la UE

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Barack Obama no quiere que el Reino Unido se marche de la Unión Europea, y por eso ha pedido al primer ministro, David Cameron, que se abstenga de convocar un referéndum para que la ciudadanía británica se posicione al respecto. Aunque los servicios diplomáticos de la Casa Blanca llevaban advirtiendo al líder conservador desde hace varios meses, su caso omiso ha hecho que tenga que salir el mandatario estadounidense a la palestra.

Según explica el diario Financial Times, el encargado de asuntos europeos de Obama, Philip Gordon, también ha dicho que habrá «consecuencias» negativas para Londres si abandona los Veintisiete o si su influencia en Bruselas decrece en modo alguno. «Tenemos una gran relación, creciente, con la Unión Europea como institución, ya que cada vez tiene más cosas que decir en el mundo, y por eso queremos que el Reino Unido tenga una voz y un voto fuertes en esa Unión Europea», aclaró esta persona.

Diversos expertos han sugerido que el mensaje de Washington a Londres es claro y conciso: «Chicos, si os marcháis estaréis solos». Esa es, por ejemplo, la interpretación que hace Jacob Kirkegaard, del Peterson Institute for International Economics, con sede en Washington. Según Kirkegaard, EEUU trata de presionar a los británicos para que elijan uno de los dos caminos posibles: el de la permanencia.

En general, la ciudadanía británica siempre ha mirado con bastante escepticismo a la Europa continental. No ya por motivos históricos, sino también por motivos económicos. El anglosajón europeo siempre se ha sentido más cerca de sus viejas colonias -y en particular de EEUU, pera no sólo- que de los franceses o los alemanes. Nunca han querido pertenecer al euro y los europarlamentarios que proceden del Reino Unido siempre se han mostrado partidarios de que Bruselas pierda poder.