Goldman Sachs se queda fuera de la carrera por ocupar el Tesoro estadounidense

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Timothy Geithner, actual secretario del Tesoro de EEUU y principal asesor económico de Barack Obama, ha filtrado a la prensa estadounidense que en las próximas semanas abandonará su puesto. La pregunta que surge ahora es quién ocupará su lugar. Y, sobre todo, si aquel que lo ocupe procederá del banco más influyente del mundo: Goldman Sachs. Sin embargo, no parece ser (esta vez) el caso.

Los nombres que se están barajando, hasta ahora, son los siguientes: Jack Lew (que se supone el favorito), Kenneth Chenault, Sheila Bair, Jamie Dimon y Erskine Bowles. Ninguno de ellos ha estado asociado a Goldman Sachs, que se sepa. Aunque sí a la banca de inversión (Dimon es consejero delegado de JP Morgan Chase, Bowles colabora con Morgan Stanley y el propio Lew trabajó durante un par de años para Citigroup, antes de entrar a formar parte del equipo económico de Obama).

Precisamente por ser considerado el favorito, de Jack Lew se está escribiendo mucho últimamente. Nació en Nueva York y sus raíces son polacas. Se graduó en Harvard con todos los honores –cursó Derecho- y comenzó su carrera política en los ambientes demócratas de Massachusetts hacia el año 1975. Desde entonces ha ido alternando su vocación política y diversos cargos públicos con varios empleos de directivo en el sector privado. Su nombre comenzó a sonar fuerte durante la Administración de Bill Clinton y desde el pasado mes de enero figura como el director de operaciones en la Casa Blanca.

En las redes sociales también se ha mencionado otro nombre además de los ya citados, aunque todo parece ser un chascarrillo político sin fundamento: Paul Krugman. El Premio Nobel de Economía, considerado uno de los gurús financieros contemporáneos en los ambientes ‘demócratas’ (es decir, socialdemócratas), tiene una gran fama en EEUU gracias, entre otras cosas, a su faceta más mediática y a su colaboración constante con medios de la talla del The New York Times.