Los expertos vaticinan un 2013 tranquilo para Francia en los mercados

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

A Francia, este año que ha quedado atrás, le ha robado su condición de país triple A. Ni S&P ni Moody’s mantienen la máxima calificación y Fitch lo hace a duras penas. París está, a ojos de muchos inversores, más cerca de la periferia europea que del epicentro. Sin embargo, los analistas se muestran confiados en que el país podrá lidiar con sus necesidades de financiación previstas para 2013, valoradas en 169.000 millones de euros, según los datos de la Agencia del Tesoro gala (AFT, por sus siglas en francés).

“Los pequeños enfrentamientos políticos ocurridos recientemente no han pesado”, ha dicho Cyril Regnat, un analista de Natixis, al hablar para Dow Jones de la primera subasta del año celebrada por la AFT, y que ha conseguido colocar deuda a largo plazo ofreciendo un interés mínimo. Un gesto que, como no podía ser de otra manera, ha sentado muy bien en el gabinete del mandatario socialista, François Hollande. Por “pequeños enfrentamientos políticos” el experto de Natixis se refería al pulso entre el Gobierno y las clases más privilegiadas por subir los impuestos de éstos últimos. Un pulso que de momento han ganado los ricos.

En concreto, Francia ha colocado 3.530 millones de euros en bonos a diez años al 2,07%, por debajo del 2,22% de la subasta anterior y cosechando así la cifra más baja desde que existen registros. Pero esta no ha sido la única subasta que ha realizado hoy la Agencia del Tesoro de Francia, que ha colocado un total de 7.993 millones este jueves. Además de la subasta de bonos a diez años, París ha captado 1.630 millones en bonos con vencimiento en octubre de 2019 a un interés del 1,32%, y 1.668 millones con vencimiento en abril de 2020 y una rentabilidad del 1,46%. La demanda superó la oferta en 2,14 y 2 veces, respectivamente. Además, el Tesoro galo también ha colocado 1.165 millones de euros en obligaciones con vencimiento en octubre de 2032 al 2,84%, frente al 3,04% de la anterior subasta comparable.

“Podemos mostrar confianza en que los franceses podrán recaudar más de los 169.000 millones de euros necesarios en los mercados de deuda este año”, ha concluido Cyril Regnat. Una previsión que Annalisa Piazza, economista de la agencia Newedge, considera quizá demasiado optimista. Ella cree que la crisis del euro mantiene un horizonte “nublado”. En cualquier caso, Piazza ha señalado que Francia ha ganado atractivo frente a países como Alemania para los inversores. Esto quiere decir que el país seguirá teniendo fácil acceso a la financiación en los mercados.