Merkel saca adelante su plan de apoyo al euro con quince votos en contra de sus socios parlamentarios

Amarga victoria la que ha conseguido este jueves Angela Merkel. La canciller de Alemania ha logrado que el Parlamento germano, o Bundestag, vote a favor de ampliar la participación del país en el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF, por sus siglas en inglés). Sin embargo, y a pesar del aplastante número de votos a favor (523, con sólo 85 en contra y tres abstenciones), quince de los votos disidentes han salido de su propia coalición.

El amplio respaldo parlamentario contrasta con el euroescepticismo de la sociedad germana, ya que en una reciente encuesta tres cuartas partes se mostraban contrarias a contribuir a más rescates. De hecho, los democristianos de Merkel han sufrido varias derrotas electorales desde que el motor de la zona del euro decidió impulsar los rescates financieros a Grecia. El primero, en mayo de 2010, está valorado en 110.000 millones de euros.

Con esta votación Alemania pasará a aportar al EFSF unos 211.000 millones de euros, en lugar de los 123.000 millones que tenía hasta ahora depositados en este mecanismo, a modo de garantía. En total, el presupuesto del fondo a día de hoy es de 440.000 millones de euros, una cantidad que los expertos han cuestionado teniendo en cuenta que las tensiones en los mercados de deuda no sólo afectan a Atenas, sino también a Irlanda, Portugal, Italia e incluso España.

Además, al ampliar la capacidad del EFSF se le da automáticamente más poder crediticio y de compra de bonos, una competencia que hasta ahora tenía el Banco Central Europeo (BCE). Bruselas se encuentra a la espera de que los 17 parlamentos de los socios del euro aprueben esta medida. Finlandia, otro país de los considerados escépticos, ya lo hizo ayer.