Francia y Alemania marcan el camino de la recuperación de la economía europea

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La economía mundial comienza a salir del pozo tras la mayor crisis económica desde el fin de la II Guerra Mundial. Eso parecen apuntar las últimas referencias, que adelantan además que Europa podría tomar la delantera a EEUU en retomar la senda de la recuperación, tras los inesperados crecimientos de los PIB de Alemania y Francia. Tanto el BCE como la Reserva Federal coinciden en señalar que la economía ha tocado fondo y comienza a estabilizarse.

Según los datos publicados hoy por Eurostat, la economía de la zona del euro se contrajo apenas un 0,1% en el segundo trimestre, gracias a la inesperada recuperación mostrada en Francia y Alemania. Esta contracción de una décima se produce después de que en los tres primeros meses del año el PIB hubiese caído un 2,5%, la mayor caída desde 1995, cuando comenzaron a compilarse los datos.

En términos interanuales, la economía se contrajo en el segundo trimestre un 4,6%. Para el conjunto de la Unión Europea, el PIB registró un retroceso del 0,3% respecto al primer trimestre y de un 4,8% en términos interanuales. Con la caída del segundo trimestre, la economía de la moneda común acumula cinco trimestres consecutivos de caídas, la peor racha de su historia. Eurostat publicará los datos oficiales el próximo dos de septiembre.

Entre los países miembros de la zona euro, los datos de Eurostat confirman que, además de Alemania y Francia (0,3% de crecimiento en ambos casos), también crecieron las economías de Grecia, Eslovaquia y Portugal.

En España, donde el dato se conocerá mañana, el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, ha mostrado su confianza en que el repunte de dos de los principales socios comerciales, Francia y Alemania, tire de la economía española para salir de la crisis. Por ello considera que el dato avanzado del PIB del segundo trimestre reflejará una caída «bastante menor» que en el primer tramo del año.

La caída de la economía europea viene de la mano de la sorprendente recuperación de Alemania. Su PIB creció un 0,3% en el segundo trimestre, después de que en los tres primeros meses del año hubiese caído un 3,5%. Es además el primer crecimiento de la economía desde el inicio de 2008, que se ha debido, según la Oficina Federal de Estadística, al impulso del consumo interno y de las inversiones públicas.

La mejora económica de Alemania se produce en un momento en que la canciller Merkel ha iniciado la carrera para su reelección al frente del país. Las elecciones se celebran el próximo 27 de septiembre y por el momento las encuestas son favorables a la coalición encabezada por la propia Merkel, con un 51% del apoyo, según la revista Stern Magazine.

No obstante, según los datos publicados hoy, en términos interanuales el PIB se contrajo un 7,1%. Se han revisado además los datos correspondientes al primer trimestre, y en lugar de un retroceso del 3,8% respecto al último parcial de 2008 calculado en las cifras provisionales, el retroceso sólo fue del 3,5%.

Francia es otro de los motores de la recuperación. Según ha anunciado hoy también el Instituto Nacional de Estadísticas francés (INSEE), la economía francesa creció un 0,3% en el segundo trimestre del año respecto al primero. El regreso a la senda de recuperación lo adelantaba la propia ministra de finanzas, Christine Lagarde, al señalar en una entrevista a la RTL que «después de cuatro trimestres de crecimiento negativo, Francia por fin salió de los números rojos».

Según la ministra la salida de la recesión se ha debido al comportamiento mejor de lo previsto del consumo interno y las exportaciones. «El consumo de los franceses se mantiene y crece el 0,3% frente al 0,2% anterior. El segundo motor importante, que también ha supuesto un auténtico cambio, ha sido la contribución de las exportaciones», según las palabras de la propia Lagarde. En los tres primeros meses del año el PIB francés había caído un 1,2%, según el dato revisado.

Estos síntomas de mejora en la economía vienen refrendados por el Boletín Mensual del Banco Central Europeo (BCE). La institución presidida por Jean Claude Trichet considera que se aprecian signos crecientes de que la recesión global «toca fondo», aunque advierte de que la actividad económica probablemente será débil en lo que resta de año.

El BCE señala que los últimos datos macroeconómicos y encuestas sugieren que la actividad económica durante lo que resta de 2009 se mantendrá débil, aunque afirma que el ritmo de la contracción «claramente se está reduciendo». Así, la institución augura que en 2010, tras una fase de estabilización, se producirá una recuperación «gradual» en la que se registrarán crecimientos trimestrales positivos, y apunta que las significativas políticas de estímulo deberían respaldar el crecimiento de la economía global.

La opinión del BCE coincide con la de la Reserva Federal. La institución presidida por Ben Bernanke señaló ayer mismo tras su reunión de política monetaria que la situación económica «se está estabilizando» y que hay nuevos signos de mejora.

Según señaló la institución en un comunicado «aunque la actividad económica continuará débil un tiempo, el comité sigue anticipando que las medidas para estabilizar las instituciones y los mercados, el estímulo fiscal y monetario, y las fuerzas del mercado contribuirán a una reanudación gradual de un crecimiento económico sostenible». La Fed decidió mantener los tipos de interés entre el 0% y el 0,25%.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA