RBS da de baja su palco en Wimbledon

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Royal Bank of Scotland (RBS), uno de los bancos más grandes de Reino Unido, y que actualmente se encuentra en manos del Estado tras ser rescatado, ha decidido cancelar el palco que tenía contratado en el torneo de Wimbledon para no enfadar al contribuyente británico.

La prensa local relata cómo los directivos de la entidad se han visto forzados a comunicar esta noticia a los 500 clientes que habían invitado, aunque matizaron que éstos sí podrían retirar sus entradas y acudir al estadio de todas maneras si así lo desean. En cualquier caso, tendrán otras localidades y los responsables del banco no acudirán al evento.

El consejero delegado de la entidad, Stephen Hester, ha decidido tomar esta decisión después de que las sucursales de NatWest, una entidad filial del gigante bancario, sufriese un fallo informático registrado el martes de la semana pasada que ha generado una cola de operaciones electrónicas atrasadas o impagadas.

Más de 7.000 empleados del banco fueron movilizados el domingo, y su red de oficinas permaneció este lunes pasado abierta hasta las bien entrada la tarde en un intento desesperado por los responsables de la matriz RBS de restablecer la calma y minimizar el coste en imagen de un enorme error informático que podría costar millones de libras, según las estimaciones iniciales en el sector.