Los especuladores vuelven a aprovechar la indefinición alemana

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

¿Por qué la prima de riesgo sigue escalando si la incertidumbre sobre una salida del euro por parte de Grecia parece haber remitido sustancialmente tras la victoria de Nueva Democracia? Esta es la pregunta que esta mañana se hacían no pocas personas en el Viejo Continente, y sobre todo en España e Italia. Sin embargo, los operadores de los mercados no tienen tantas dudas: mientras Alemania no apueste con claridad por el euro, ellos tendrán margen para ganar dinero. Y lo van a aprovechar.

Los especuladores financieros, sin embargo, han repetido lo mismo que ya le dijeron a EL BOLETÍN el pasado 11 de junio, cuando el Gobierno de Mariano Rajoy pidió ayuda para sanear el sector financiero español y el diferencial con el bund alemán, lejos de acortar distancias, se disparó: «Existe una gran diferencia de opinión entre lo que escribe la prensa financiera y lo que busca el mercado», explicaba entonces el gestor de un hedge fund londinense.

«El mercado persigue más actividad por parte de Alemania y del BCE», puntualizaba. Es decir, que asuman el rol que asumió la Reserva Federal de EEUU (FED) cuando tuvo que acudir en ayuda del sistema financiero estadounidense. Lo que entonces hizo la FED fue monetizar la deuda. Es decir, imprimir más billetes, ponerlos en circulación y realizar con ellos compras masivas de bonos.

Contactada esta persona de nuevo este lunes, ha vuelto a repetir lo mismo añadiendo que «es muy triste» que políticos y tecnócratas varios no capten el mensaje. La prima de riesgo española alcanzó este mediodía los 583 puntos básicos mientras su rentabilidad en el diez años que cotiza en los mercados secundarios se situaba en el 7,22%. A primera hora de la mañana, la prima de riesgo se encontraba en los 532 puntos básicos mientras el interés ofrecido era del 6,89%.

Italia, cuya prima se encontraba este mediodía a 472 puntos básicos (a primera hora de la mañana esta cifra era de 438 puntos), también se ha visto sacudida por la desconfianza que sigue generando la zona del euro. No por nada, diversos analistas de entidades financieras han advertido que con la elección de Antonis Samaras en Grecia los problemas no sólo no se acaban, sino que aún queda mucho por hacer.