El Gobierno de Portugal amonestará a los bancos que pidan ayudas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Gobierno portugués ha definido nuevas reglas para el apoyo financiero del Estado a la banca, que entran en vigor este viernes. Entre las medidas más novedosas ha quedado definido que los directivos de los bancos que pidan ayuda verán reducidas todas sus remuneraciones hasta un 50%.

Además se ha fijado un descuento mínimo del 35% en relación al valor medio de los títulos durante el último mes, en las acciones que compre el Estado, si la inversión se realiza a través de esta modalidad. Cuando la ayuda estatal se realice a través de inyecciones de liquidez, las entidades pagarán un interés del 7% al 9,3 %, que subirá en 25 puntos base anuales durante los dos primeros años que la institución mantenga los fondos públicos y en 50 puntos cada uno de los años siguientes.

Ha pasado más de un año desde que Portugal llegó al acuerdo con la troika (FMI, BCE y Bruselas) para recibir el préstamo financiero de 78.000 millones de euros, de los cuales 12.000 millones están destinados exclusivamente a la recapitalización de la banca. Aunque no ha sido hasta ahora cuando, a través de la publicación del Diario de la República, ha quedado finalizado el proceso legal que deben cumplir las entidades financieras que decidan pedir la ayuda estatal.

Los bancos deberán subordinar sus planes de recapitalización al Banco de Portugal y una vez analizado el mismo, tendrán luz verde para el pedido de ayuda. Esta operación deberá repetirse todos los años. Los planes deben incluir una estrategia de gestión que incorpore «su contribución para la financiación de la economía, principalmente de las familias y de las pequeñas y medianas empresas, sobre todo en el ámbito de los sectores de bienes y servicios transaccionales».

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA