Barclays sustituye a Société como el principal objetivo de los especuladores

Uno de los bancos más solventes del Reino Unido junto a HSBC, Barclays, se encuentra en graves dificultades. Después de que los especuladores financieros hayan dado en los últimos días buena cuenta del sector financiero galo, y en especial de la entidad Société Générale, ahora su atención se ha centrado en la entidad británica. Al cierre de esta edición Barclays perdía más de un 1,1% en la Bolsa de Londres después de un día de gran volatilidad y de cerrar ayer con pérdidas del 11,5%.

Además, en los ADR de Nueva York, el último cierre de sesión por parte del grupo bancario registró una caída del 11,3%, la mayor de entre todos los bancos europeos con presencia en este mercado bursátil. Y sus CDS (los seguros contra un impago de la deuda) se encarecieron ayer un 12,3%, hasta alcanzar los 240 puntos básicos. Esta es, también, la mayor cifra de entre todas las entidades europeas a excepción de Société Générale -que ha tenido un mes complicado por los constantes ataques sufridos- y de Royal Bank of Scotland (RBS) -un banco que está prácticamente tutelado por el Gobierno británico tras tener que pedir un rescate de urgencia-.

La explicación que dan los expertos a esta sangría se encuentra en las posiciones cortas. Según varios brokers consultados por la agencia Bloomberg, éstas se habrían incrementado sustancialmente en las últimas horas en el entorno de Barclays. Las ventas en corto están consideradas operaciones de carácter especulativo que consisten en vender acciones prestadas para luego comprarlas a un precio menor y ganar así la diferencia. En otras palabras, que una posición corta busca hundir un valor para rentabilizar la apuesta.

Otro factor que parece haber influido en la trayectoria reciente de Barclays es el hecho de que una gran entidad europea ha solicitado un préstamo de emergencia al Banco Central Europeo (BCE). Aunque no se conoce el nombre del banco en cuestión, varios rumores apuntan al banco británico.

En lo que va de mes Barclays ha perdido un 33,48%, y en lo que va de año esta cifra asciende al 45,2%. Unas cifras similares son las de RBS (con una caída del 40% en agosto y del 47,5% en lo que va de año). El HSBC, por su parte, ha perdido un 17,5% en lo que llevamos de agosto y un 24,7% desde enero. Société Générale, por su parte, ha caído un 49,8% en el año y un 35,1% en agosto. BNP Paribas ha caído un 33,4% en el año y un 32,8% en este mes y Crédit Agricole un 37,1% en el año y un 25,3% en agosto. Deutsche Bank, el principal banco alemán por activos, ha registrado una caída del 27,6% en este mes y un 32,3% desde principios de enero.