Berlusconi marca la senda para los recortes en España

El Gobierno que preside Silvio Berlusconi ha anunciado una serie de medidas de ahorro entre las que destacan fuertes recortes, de 9.500 millones de euros, en regiones y ayuntamientos además de un impuesto para los ricos. El paquete prevé dejar de gastar y mejorar los ingresos en 45.000 millones de euros durante dos años. Aunque la prioridad de Roma es calmar a los mercados, Italia también marca de este modo la senda para los futuros recortes en España.

El nuevo programa de austeridad del Gobierno italiano propone recortar los fondos a las regiones y las administraciones locales unos 6.000 millones de euros en 2012 y otros 3.500 millones 2013, según ha anunciado el ministro de Economía, Giulio Tremonti a las autoridades locales. No obstante, para dar ejemplo de que el esfuerzo que plantea el Gobierno es conjunto, según ha afirmado el primer ministro, los ministerios verán reducido su presupuesto total en 6.000 millones de euros, que es la misma cifra que no van a distribuir a las administraciones territoriales durante el próximo ejercicio.

Asimismo, el Gobierno de Berlusconi también ha anunciado que impondrá un impuesto solidario a aquellos contribuyentes que reciban rentas altas; lo que permitirá recaudar unos 8.500 millones más al año. En concreto, las rentas superiores a 90.000 euros deberán pagar un 5% adicional en su declaración de la renta, mientras quienes ganen más de 150.000 euros al año tendrán que abonar un 10%. La medida estará en marcha durante los dos próximos años, aunque no se descarta que se prolongue a 2014.

La reunión del Ejecutivo se preveía para el próximo jueves, pero ha sido adelantada a este viernes para complacer las condiciones impuestas por el Banco Central Europeo (BCE), que desde el lunes pasado ha comprado bonos soberanos italianos (y españoles) para combatir así la especulación que reina en los mercados. No obstante, antes de lanzarse a la compra de deuda, la autoridad monetaria europea obligó al Ejecutivo italiano a alcanzar el equilibrio presupuestario ya en el año 2013, uno antes de lo previsto en el anterior programa.