Las farmacéuticas consiguen eludir la ‘crisis de resultados’

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las compañías farmacéuticas no viven en un microclima inmune a los trastornos económicos, pero ninguna industria ha escapado de la profunda recesión como lo ha hecho este sector, gracias a su elevada capacidad para generar caja y por la concentración empresarial de los últimos meses. Los analistas consultados por Thomson Reuters creen que este sector fue el único en Europa que consiguió elevar sus beneficios en el segundo trimestre, un 8%.

Algo parecido ocurre en EEUU, donde estas compañías, pese a registrar una caída de sus ganancias del 2%, son las que mejores resultados lograron cosechar entre abril y junio. Esta especie de burbuja incontaminada en la que permanece el sector obedece a varios factores.
Los expertos consultados por EL BOLETÍN recuerdan el carácter anticíclico de esta industria, que cuenta con una elevada capacidad de generar caja, y la continua transformación del mapa empresarial.

A mediados de marzo Roche decidió seguir los pasos de Pfizer y de Merck y tras siete meses y medio de batalla logró hacerse con el 44% que aún no controlaba de la biotecnológica estadounidense Genetech por 46.800 millones de dólares, lo que supuso la mayor compra realizada por una empresa helvética. La suiza se unió de este modo al proceso de consolidación que inició este año Pfizer a finales de enero, en plena tempestad económica y bursátil, al cerrar la compra de su rival Wyeth por 68.000 millones de dólares. También Merck compró su rival Schering-Plough por 41.100 millones.

Esta concentración en el sector encuentra varias respuestas entre los analistas. Los expertos explican que este incremento de las fusiones y adquisiciones en el sector se debe al atractivo precio de las compañías en Bolsa, castigadas en los últimos meses a pesar de estar consideradas como valor refugio. Además, los analistas apuntan que las empresas farmacéuticas tienen fácil obtener financiación a pesar de la restricción del crédito por su elevado flujo de caja y sus fuertes balances. Algo que unido a las menores previsiones de ingresos, como consecuencia del fin de las patentes y la bajada de precios en los medicamentos que propone la Administración Obama, añade argumentos para la concentración empresarial del sector.

A pesar de las caídas bursátiles, el sector ha sido uno de los que más se han beneficiado de la ausencia de refugios seguros en el parqué. Cuando estalló la crisis, el sector tenía un peso del 11,5% en el S&P, y sólo representaba un 6,6% en el Stoxx 600. Ahora ya ponderan un 15% en EEUU, mientras que en Europa el peso supera el 10%.

Además, la pandemia de la gripe A se ha convertido en un alivio para farmacéuticas. La suiza Roche Holding AG y la británica GlaxoSmithson, los dos grandes grupos farmacéuticos que más se pueden beneficiar de la situación, mientras gobiernos y corporaciones ordenan sus medicamentos Tamiflu y Relenza.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA