El regulador estadounidense quiere crear un mercado para los pagarés estatales

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Securities Exchange Commission (SEC) pretende crear un mercado secundario para los pagarés que Estados como California se han visto obligados a emitir dado su elevado endeudamiento y a la caída de sus ingresos fiscales. El regulador evalúa esta decisión después de que algunos de los mayores bancos advirtiesen de que hoy viernes dejarían de aceptar estos pagarés a pesar de que en principio traen aparejados una rentabilidad fija para ellos del 3,75%.

Entre las entidades que se han mostrado taxativas al respecto se encuentran Bank of America, Citigroup o Wells Fargo, mientras que JP Morgan ha dejado abierta la puerta a seguir aceptando estos títulos.

De concretarse este cambio, los pagarés empezarían a negociarse en el “Municipal Securities Rulemaking Board” en el que actualmente se encuentra la deuda municipal. Mientras, la Reserva Federal ha aconsejado a los consumidores que han recibido estos pagarés en vez de sus devoluciones fiscales que se informen en su banco habitual sobre si les aceptarán estos pagarés y los honorarios que cobrarán las entidades a cambio.La idea de este mercado regulado para los pagarés ya ha recibido apoyos.

Paul Maco, abogado de la firma Vinson & Elkins, y que en otros tiempos fue director de la oficina de títulos municipales de la SEC, ya ha señalado que esta medida será “favorable” para los individuales que hayan recibido estos pagarés, ya que podrán venderlos a un precio más justo.

California se vio obligado a emitir pagarés después de que el gobernador Schwarzenegger declarase a principios de mes el estado de emergencia fiscal y convocase una sesión especial del Congreso estatal para cerrar el déficit presupuestario, que puede llegar a 24.000 millones de dólares. Hasta el miércoles, California había emitido más de 90.000 pagarés valorados en 354 millones de dólares. Pero no sólo este Estado atraviesa problemas, sino que varios han iniciado el año fiscal sin haber aprobado un presupuesto y, por lo tanto, ante la posibilidad de tener que cerrar las operaciones de sus gobiernos y recortar programas.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA