Un inconveniente…

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El portavoz oficial de Angela Merkel, Steffen Seibert, ha dicho que «no habrá un nombramiento a la presidencia del BCE sin la aprobación de Alemania». Estas declaraciones llegan después de que la ministra de Economía española, Elena Salgado, se haya pronunciado a favor del candidato favorito para el puesto: el italiano Mario Draghi. Con Madrid, ya son tres las plazas fuertes de la región que apuestan por el actual gobernador del Banco de Italia si se tiene en cuenta el apoyo público ya expresado desde París y Roma. En Wasghington también ven con buenos ojos al banquero por su pasado en Goldman Sachs.

Las declaraciones de Seibert, no obstante, van en contra de la normativa de las elecciones a la presidencia del BCE, que establece que se necesitan un número mínimo de votos para vetar a un candidato. Por lo tanto, Alemania necesitaría el apoyo de entre uno y cinco países más de la región para oponerse a la elección de Draghi.

En cualquier caso, desde Berlín han querido dejar claro que no están de manera oficial en contra del italiano. Ni en contra ni a favor, pues de momento no se han pronunciado. Según Seibert, la opinión de Merkel al respecto se dará a conocer pronto. La canciller ha estado hasta ahora de vacaciones y durante esta semana no está prevista ninguna aparición pública.

Las matizaciones de Berlín contradicen el apoyo que han manifestado a Draghi fuentes cercanas al ministro de Finanzas germano, el también democristiano Wolfgang Schäuble, y a los liberales (FDP), que gobiernan con Merkel en coalición. Hasta hace unos meses, el casi único candidato a dirigir el BCE tras la marcha de Jean-Claude Trichet, actual presidente, el próximo 31 de octubre era el alemán Axel Weber. Sin embargo éste renunció a sus aspiraciones por sorpresa, lo que conllevó el enfado de Merkel, que forzó la dimisión como Weber al frente del Banco Central alemán (Bundesbank).

Desde entonces, Mario Draghi se ha posicionado como principal favorito al cargo. Los portavoces gubernamentales de Austria, Chipre, Grecia, Luxemburgo, Malta y Holanda también tienen previsto pronunciarse sobre el banquero italiano próximamente.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA