El Tribunal Supremo de EEUU otorga poderes a los estados para sancionar bancos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Tribunal Supremo de EEUU allanó el camino el pasado lunes para que las autoridades estatales puedan llevar a cabo sanciones contra los bancos y adapten medidas de protección a los consumidores que se vean perjudicados por las entidades, logrando así que una competencia que era, hasta ahora, estrictamente federal pueda ser modificada por los diferentes Estados.

Así, la corte ha llegado a la conclusión que las reglas manejadas por los reguladores bancarios federales, que actuaban bajo la ley National Bank Act aprobada en 1864, no deberían bloquear o dificultar de forma parcial los esfuerzos de los estados para reforzar sus propias leyes internas.

Esta discusión comenzó a considerarse en el año 2005, cuando se enviaron varias cartas de parte del alcalde de Nueva York por aquel entonces, Eliot Spitzer, a diversas entidades nacionales, incluyendo en sus destinatarios a Citigroup, JPMorgan Chase y Wells Fargo, preguntando sobre sus prácticas de préstamo a clientes minoritarios.

Las cartas hacían referencia a los problemas existentes con los clientes pertenecientes a la etnia hispana y afroamericana, que habrían sido cobrados de manera desproporcional un interés más alto en la hipoteca con respecto a gente ajena a estas razas, en concreto la blanca. En cualquier caso, aunque Spitzer preguntaba por estos casos, en el fondo, según The New York Times, estaba sugiriendo acciones legales contra estas entidades.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA