El precio del uranio cae un 10% en dos semanas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los precios del uranio han caído un 10% desde el pasado 11 de marzo, cuando el terremoto y posterior tsunami asolaron el norte de Japón y desataron una crisis nuclear con pocos precedentes. Ahora una libra de este mineral cotiza por debajo de los 60 dólares, un umbral que los expertos consideran necesario para que la explotación de las nuevas minas sea rentable.

Pero mientras el debate sobre el futuro de la energía atómica se calienta, también el precio del gas y del carbón se ha disparado, al igual que lo han hecho en la Bolsa las empresas con activos renovables. Algunos países como China están reconsiderando sus planes nucleares. Otros como Alemania ya ha dictado una moratoria de tres meses para la ley que prolonga la vida de las centrales, un movimiento que ha sido interpretado por muchos como una maniobra electoral de la canciller, Angela Merkel, que se enfrenta este domingo a unos comicios en el rico estado federado de Baden-Württemberg, feudo de los democristianos.

Aún es demasiado pronto para asegurar que el mundo volverá a alejarse de la energía nuclear como lo hizo en 1979 tras el incidente de Three Mile Island en EEUU o el desastre de Chernobyl en 1986. Tampoco nadie sabe con exactitud cuánto tiempo llevaría sustituir la energía nuclear y los combustibles fósiles (cada vez más caros, más escasos y siempre contaminantes) por energías limpias.

Pero algunos expertos ya han advertido del desafío que supondrá este nuevo escenario para algunos países. HSBC considera que Latinoamérica, India y sobre todo Europa son las regiones con mayor inseguridad energética, aunque matiza que las dos primeras ya están tratando de abordar esta cuestión.

En este escenario, cada vez son más los expertos que aseguran que la solución definitiva para los problemas energéticos de Europa son las renovables. Ya en 2009, el 40% de las nuevas instalaciones fueron plantas eólicas, aunque para ello han sido necesarias las multimillonarias ayudas de los Estados. Para algunas economías de la región, no obstante, la nuclear ha sido la principal apuesta. Francia lidera este planteamiento y esta fuente energética supone el 75% de la producción eléctrica.

También los precios del gas se han visto beneficiados de este clima de incertidumbre. En las últimas dos semanas se han disparado un 11%. Empresas como Exxon Mobil o Chesapeake Energy, que lideran este mercado (valorado en 99 billones de dólares) celebran esta posibilidad y han anunciado que están preparadas para responder a un inevitable aumento de la demanda. “El gas natural será el rey en esta década”, ha asegurado John W. Rowe, director ejecutivo de Exelon, el mayor generador de los EEUU de energía nuclear, a Bloomberg.

Problemas de suministro

En Japón continúan los problemas de suministro energético, no sólo por los problemas de la central de Fukushima, que genera en torno al 3% de la electricidad que produce el país. En el momento del accidente, 11 de los 54 reactores de Japón pararon de forma automática y siguen sin operar. Además, los daños en las redes de transporte y distribución también generan problemas de abastecimiento o restricciones. Las centrales nucleares de Japón produjeron el año pasado el 29,21% de la electricidad que se consumió.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA