La apuesta por la energía nuclear le pasa factura a General Electric

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La apuesta de General Electric de ampliar su presencia en el sector de la energía nuclear con la venta de nuevos reactores ha sembrado algunas dudas entre sus inversores tras la crisis derivada por el terremoto y posterior tsunami en Japón. Sólo en tres días, el gigante industrial ha perdido en Bolsa 10.000 millones de dólares, diez veces más de la cifra en la que está valorado su negocio en este sector.

Su inversión en este negocio es arriesgada, especialmente después de que algunos líderes mundiales mostraran su predisposición en las últimas horas a reabrir el debate y a reconsiderar el futuro de esta fuente de energía, con fuerte presencia en las economías desarrolladas.

Países como Alemania, de hecho, han reducido ya en un 25% el uso de energía generada en reactores nucleares desde el pasado 11 de marzo. Otros como India, especialmente significativos para la industria exportadora, reexaminarán la tecnología utilizada en sus centrales tras la crisis nuclear abierta en el país nipón.

Para los analistas, sin embargo, un mal dato en la comercialización del último reactor diseñado por General Electric no debería causar demasiado daño a las cuentas de la compañía estadounidense. Desde el gigante industrial, uno de sus responsables, Steve Bolze, aseguraba que aún quedan muchas horas de discusiones y que en este debate sobre la energía nuclear “son parte de ese proceso”:

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA