Alemania pone en duda su política nuclear

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La amenaza de un desastre nuclear en Japón ha llevado al Gobierno de Angela Merkel a replantearse su política en esta materia. De hecho, la canciller alemana suspenderá durante tres meses una ley aprobada el pasado mes de octubre que permite alargar la vida de las centrales nucleares. En esta decisión podría haber influido de manera determinante la caída libre de la CDU en las últimas citas electorales y la escalada de Los Verdes en las encuestas de intención de voto. Precisamente, este sábado alrededor de 60.000 alemanes protestaron contra la energía nuclear formando una cadena humana entre la central de Neckarwestheim y Stuttgart.

La propia Merkel ha sido la encargada de anunciar la suspensión de la ley. En una rueda de prensa aseguró que no escatimará a la hora de garantizar la seguridad de las plantas y que estudiará el asunto con las empresas que las gestionan. “No podemos actuar como si no hubiera pasado nada”, concluyó.

Este año Alemania afronta varias citas electorales que están marcando y mucho las decisiones de la canciller Merkel dado que su partido, la Unión Cristiano Demócrata (UCD), no sólo está sufriendo una debacle en las encuestas sino también en comicios clave como los de Hamburgo, el pasado 20 de febrero. Tras gobernar durante 10 años, la CDU perdió esos comicios frente a los socialdemócratas y las encuestas vaticinan similares varapalos para el partido de Merkel en las próximas citas de este año, donde todo apunta a que Los Verdes tendrán un papel muy destacado.

El debate también arrecia en el resto de Europa. Suiza ha suspendido los procedimientos en curso para autorizar nuevas centrales hasta estudiar el grado de seguridad de las ya existentes.

Francia, donde se concentra el mayor número de centrales de Europa, tampoco es ajeno al debate. El Gobierno de Nicolas Sarkozy ha recordado que Francia es un país puntero en energía nuclear y asegura que analizará el asunto para extraer “conclusiones útiles”.

Paralelamente, el comisario de Energía de la UE, Günther Oettinger, ha convocado a los ministros del ramo a una reunión. Fuentes de la Comisión de Energía de la UE explicaron a EL BOLETIN que Oettinger ha invitado al encuentro, que tendrá lugar mañana a las 14 horas, a los 27 ministros de Energía, las 27 autoridades nacionales de seguridad nuclear y a las empresas que gestionan las centrales de energía nuclear en la UE así como los encargados de la venta de la energía que producen. El objetivo, según estas fuentes, es “obtener información de primera mano sobre los planes de contingencia y medidas de seguridad” de los países respecto a las centrales y a posibles catástrofes naturales.

Fuentes del Ministerio de Medio Ambiente señalaron a EL BOLETIN que todavía no se ha decidido quién asistirá a la reunión de mañana, si la propia Rosa Aguilar o si el titular de otra cartera. En ese caso, sería el ministro de Industria, Miguel Angel Sebastián, aunque fuentes de esta cartera aseguran que no está prevista su asistencia, por el momento. Respecto al debate nuclear, ambos ministerios consideran que es muy pronto para plantear consecuencias o medidas e instan a esperar a las reuniones de la UE para fijar una postura común. En esta línea se expresó también la vicepresidenta económica, Elena Salgado, así como fuentes consultadas en el Consejo de Seguridad Nuclear.

Test de stress

Pero el debate sobre las centrales nucleares no se limita a Alemania. El ministro de Medio Ambiente austriaco, Nikolaus Berlakovich, ha reclamado a los Estados miembros la implantación de un sistema europeo para que se realicen ‘test de estréss’ a las centrales para comprobar el grado de seguridad que ofrecen en caso de que sufrieran catástrofes naturales como la de Japón.

Los ministros de Medio Ambiente europeos respaldan esta propuesta, según constataron en una reunión que mantuvieron esta mañana en Bruselas. “La reacción de los ministros de Medio Ambiente ha sido muy favorable a esa propuesta de Austria”, aseguró en rueda de prensa la secretaria de Estado española de Cambio Climático, Teresa Ribera, quien añadió que “es importante apurar cualquier posibilidad de mejora en las garantías de seguridad de la población”.
En la UE hay actualmente 143 plantas de energía nuclear. Francia es la que más tiene, con un total de 58, seguida de Reino Unido, con 19, Alemania, con 17 y Suecia con 10. Le siguen España, con ocho, Bélgica, con 7, la República Checa, con seis, Finlandia y Hungría con cuatro cada uno, Rumanía y Bulgaría con dos respectivamente y Eslovenia y Holanda con 1 cada uno. Además, Italia y Polonia planean construir nuevas plantas nucleares.

Garoña

Lo ocurrido en Fukushima ha puesto muchos ojos sobre Santa María de Garoña, ya que ambas son del mismo modelo. No obstante, es prácticamente imposible que sufra un terremoto de igual magnitud. Su cierre está previsto en 2013.