Hollande venderá pequeñas empresas públicas para financiar la lucha contra el paro

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Gobierno que lidera el socialista François Hollande no se está embarcando en una ola de privatizaciones, según ha explicado este lunes el ministro de Finanzas Pierre Moscovici, quien agregó que el Estado simplemente estaba buscando reequilibrar su cartera de 62.000 millones de euros para ayudar a impulsar el crecimiento y el empleo.

El primer ministro francés, Jean-Paul Ayrault, ya confirmó el domingo que el Estado reduciría su presencia en ciertos negocios en los cuales mantiene una gran participación, con el fin de financiar nuevas inversiones y no «profundizar las brechas» en el presupuesto. «Este no es un retorno a las privatizaciones», explicaba esta mañana Moscovici a la cadena iTele.

«Este es un perfeccionamiento del capital del Estado para mantener un rol estatal estratégico, para permitir mejores inversiones en el futuro del país, para relanzar la economía y el crecimiento, y para cumplir con el objetivo de Francois Hollande de revertir la tendencia del desempleo para fin de año», agregó el ministro. «Podría haber una reducción en el nivel de participación, podría venderse cierta parte pero sobre todo se está manteniendo un Estado estratégico, un Estado que invierte sin empeorar las finanzas públicas», señaló, agregando que cualquier aumento de fondos sería reinvertido en nuevos sectores en auge.

En marzo Francia ya vendió el 3,12% de participación en el grupo aeroespacial Safran a inversores institucionales, obteniendo con la operación cerca de 500 millones de euros. El Estado francés también posee un 84% de la firma de servicios EDF, un 37% de GDF Suez, un 27% en Thales y un 55% en Aeroports de Paris.

Desde París existe una cierta expectación por ver cómo la ciudadanía se toma este anuncio. El presidente francés acaba de completar sus primeros 12 meses de mandato con una impopularidad récord, ya que tres de cada cuatro franceses desaprueba su gobierno.

El domingo, tanto la derecha como la izquierda se echaron a las calles para demostrar su descontento en un país en el que, por primera vez, se han superado los 5 millones de demandantes de empleo. “Hollande ha hecho muchas promesas que luego no ha respetado en absoluto. La única cosa que ha cumplido es el matrimonio para todos. Está bien, pero hay otras muchas cosas por las que nos sentimos traicionados” afirmaba un simpatizante de izquierdas en unas declaraciones recogidas por el portal Euronews.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA